Seleccionar página

(Por Agencias) – Llegó el desahogo para Jaguares . Cuarenta minutos de un rugby perfecto le bastaron a la franquicia argentina para superar aWaratahs por 38 a 28 y sumar su primera victoria en el Super Rugby . Tras un arranque tumultuoso, con tres derrotas consecutivas, mostró la cara que espera ver su entrenador, Mario Ledesma. La de un equipo contundente, agresivo y disciplinado. 

Waratahs era un rival propicio para la recuperación argentina, teniendo en cuenta que no registraba victorias en sus últimas siete incursiones fuera de Australia. Un dato que se vuelve traicionero con un vistazo al XV que presentó el head coach, Daryl Gibson. Al menos siete jugadores suelen integrar el plantel de los Wallabies, cuatro de ellos habituales titulares: el también capitán del seleccionado Michael Hooper, su pateador Bernard Foley y dos definidores como Israel Folau y Kurtley Beale.

El partido no pudo arrancar mejor para la franquicia argentina. Una mala salida de los australianos en el kick off le permitió a Javier Ortega Desio quedarse con la pelota y cedérsela a Matías Alemanno, que lanzó a Emiliano Boffelli en soledad al ingoal. Sería una señal del cambio que mostraría el equipo en todos los aspectos del juego.

Los australianos se mostraron desbordados por el imponente arranque argentino. A los 20, Jaguares ya había aumentado la diferencia a 26 gracias a los tries de Joaquín Tuculet-excelente entrada por la mitad de la cancha- y Sánchez. La disciplina, el gran karma del equipo, fue otro síntoma: que el primer penal en contra haya sido a los 25 minutos ratificó que, en ese pasaje, el partido del equipo de Ledesma rozaba la perfección.

El momentum se interrumpió con el try de Jed Holloway, que aprovechó una distracción en un ruck. En la última del primer tiempo, Bautista Delguy leyó por dónde venía el ataque australiano e interceptó la pelota para irse abajo de los palos, para que Jaguares cierre la primera mitad en ventaja por 33 a 7.

Como era de esperar, la intensidad del match bajó considerablemente en la segunda mitad. Waratahs tuvo la iniciativa en el complemento y se acercó con un try de Curtis Rona. Jaguares le bajó los decibeles al partido y sumó con un try de Matías Orlando, asistido por Tuculet. Seis tries para coronar un triunfo que tuvo su única mancha en el final, cuando sufrieron dos tries consecutivos que le arrebataron el punto bonus. Un detalle que no opaca lo que en definitiva es un espaldarazo para el futuro inmediato de la franquicia argentina. No es poca cosa.