Seleccionar página

La fascinación por la delgadez extrema, puede llevar a muchas mujeres a tener problemas de salud que no son visibles a simple vista.

Médicos especialistas de Diagnóstico Rojas advierten que cuando un individuo comienza a bajar más del 15 o 20 % de su peso corporal, en un lapso breve de tiempo, existen inevitablemente repercusiones en su medio interno.

Algunas de ellas son: debilidad, falta de fuerza, resistencia al ejercicio, alteraciones del sueño, cambio de carácter, cambios en las relaciones interpersonales y sequedad en la piel.

¿Las dietas son peligrosas? │ Foto: Stock Photo

Esta condición sostenida en el tiempo y su progresión, sin un seguimiento médico adecuado, afectará la estructura de sus huesos por la pérdida del calcio, lo que modificará su solidez.

Esta descalcificación progresiva puede llevar a diferentes niveles, desde una simple y reversible osteoporosis, llamada “enfermedad silenciosa”, que puede ser tratada, hasta un estadio grave de fragilidad ósea.

¿Quiénes son los mayores afectados?

¿Las dietas son peligrosas? │ Foto: Stock Photo

Una de cada dos mujeres mayores de 60 años y uno de cada ocho varones tiene probabilidad de sufrir una fractura osteoporótica en el curso de su vida.  La principal causa es el déficit alimentario sobre todo de calcio y de vitamina D.

Pero también tienen riesgo las pre-adolescentes, en período de desarrollo hormonal con cuadros de amenorrea (falta de menstruación).

La osteoporosis es una enfermedad metabólica ósea invalidante sub-diagnosticada. Pero se puede prevenir con buena alimentación y controles médicos. Los productos alimenticios que deberán componer una dieta y que ayudarán a prevenir la osteoporosis son:

  • Legumbres y verduras: espinaca, brócoli y acelga.
  • Pescados y mariscos: sardinas, anchoas, atún, almejas, langostino, abadejo, merluza, lenguado, cazón, bacalao, atún, caballa, salmón (Ricos en vitamina D).
  • Los frutos secos: almendras, castañas, nueces, avellanas.
  • Vitamina K: acelgas, brócoli, radicheta y lechuga.
  • Vitamina C: cítricos, pimientos verdes y el kiwi.
  • Cereales enriquecidos
  • La vitamina A: zanahorias, zapallo, frutas y verduras.