Seleccionar página

El juez federal Claudio Bonadio ultima los detalles del procesamiento de CristinaFernández de Kirchner por ser la jefa de una presunta asociación ilícita, por lo que en breve pedirá el desafuero y la posterior detención de la actual senadora de Unidad Ciudadana.

El objetivo de la maniobra fue “procurar la percepción de sumas de dinero ilegítimas por parte de diversos particulares, muchos de ellos empresarios contratistas de la obra pública del Estado Nacional”, según un informe que Bonadio divulgó semanas atrás.

Fuentes judiciales indicaron a diario La Nación que resultó clave la declaración de José López, el hombre conocido por dejar los bolsos con 9 millones de dólares en un convento de Buenos Aires y ex secretario de Obras Públicas. Dijo que al morir Néstor Kirchner, la ex presidenta lo citó a él para avisarle que desde ese momento asumía el control de las operaciones que hasta ese entonces habría gestionado su marido.

En consecuencia, y tras la información aportada por los “arrepentidos” en la causa por corrupción, podría conocerse el fallo la semana próxima. Así, como había hecho en diciembre con la causa por el supuesto encubrimiento del atentado a la AMIA, Bonadio pedirá el desafuero y la detención de CFK.

De acuerdo al medio porteño se señalará al ex ministro Julio De Vido y a su mano derecha, Roberto Baratta, como los organizadores de la asociación ilícita.

El expediente conocido como los “cuadernos K” cuenta con medio centenar de imputados. Con el transcurso de los meses se duplicó con declaraciones, documentación y el resultado de decenas de medidas de prueba.

En ese marco se realizaron 70 allanamientos -36 en la ciudad de Buenos Aires, 24 en la provincia de Buenos Aires, 7 en Misiones, 2 en Santa Cruz y 1 en Mendoza-, sobre oficinas de empresas a nivel nacional e internacional, como también sobre los domicilios de los ex funcionarios públicos involucrados en la investigación.