Seleccionar página

En su segunda edición, las soberanas se capacitarán sobre la confluencia de ambas actividades y visitarán la mina Veladero.

Por segundo año consecutivo, el Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía organiza un encuentro que tiene como fin educar con datos técnicos y científicos a las soberanas vendimiales y a la reina de la Minería sobre la relación entre dos actividades que generan un desarrollo económico sustentable en cualquier parte del mundo.

“La vitivinicultura se nutre de la minería” es el eslogan elegido para enlazar la capacitación, que incluye temas como el cuidado del agua, la prevención de la contaminación y la legislación minera. Asimismo, se les explicará por qué la actividad minera es fundamental para el desarrollo de la provincia y el país y cómo beneficia, entre otras, a la actividad vitivinícola.

Los “mitos de la minería” tendrán un espacio especial y completarán las charlas acerca de la importancia de la actividad en la vida diaria, los recursos mendocinos y los principales proyectos de Mendoza.

El curso se realizará el 26 y 27 de abril y está dirigido no sólo a la reina y virreina provincial sino que se extenderá todas las soberanas departamentales y además participará Tiziana Martínez, representante nacional de la Minería.

El mensaje central que se pretende transmitir es la relación que existe entre la minería y la vitivinicultura, ya que la utilización de insumos mineros para producir el vino abarca toda la cadena productiva.

Entre algunos ejemplos, para estimular el crecimiento de la vid se usan fertilizantes que contienen potasio, hierro, magnesio, zinc y calcio; las plagas se controlan usando productos con arsénico, sodio, potasio y cobre; las maquinarias que agilizan la cosecha están fabricadas con ferroaleaciones, como aluminio y manganeso, y los camiones que transportan la uva están elaborados con más de 15.000 componentes de la minería, como el acero y aluminio.

Durante el proceso de clarificación se incorpora al vino sustancias como hierro, cianuro, potasio y bentonita. Para la fermentación del jugo de uvas frescas se requiere de azufre en la etapa de conservación y carbón para la corrección del mosto. Para el packaging del vino las etiquetas se fabrican con aluminio, cobre, cobalto, bario, manganeso y yeso; y las cápsulas se elaboran con los minerales plomo, estaño y aluminio. Finalmente, para elaborar la botella de vidrio se utiliza calcio, sodio, silicio y su pigmentación se logra con el uso del cobalto, hierro, cromo y azufre.