Seleccionar página
(Por Agencia)- Con varios cruces tensos comenzó la primera reunión informativa de comisiones de la Cámara de Diputados sobre la despenalización del aborto.En un hecho histórico en la Argentina ya que tiene serias chances de llegar al recinto.

Un cruce entre el periodista Luis Novaresio, uno de los 700 invitados a exponer, y la diputada macrista Carmen Polledo, fue el único momento de tensión en una jornada en que durante la mañana disertaron especialistas y figuras del espectáculo a favor del aborto legal y por la tarde, quienes están en contra.

 “Carmen, usted no puede seguir favoreciendo que las mujeres ricas accedan al misoprostol y las pobres, a la rama de perejil”, le dijo Novaresio a Polledo, tras lo cual la diputada afirmó: “He sido mencionada tres veces. Le quiero hacer dos preguntas al doctor Novaresio: ¿es consciente de que una niña de 13 años que no puede comprar un litro de cerveza va a poder ir a pedir sola un aborto?”.
La presidenta de la comisión de Salud aludió al proyecto de legalización del aborto según el cual una adolescente de entre 13 y 16 años puede tomar la decisión de interrumpir su embarazo sin autorización de sus padres. Novaresio, que defiende esta iniciativa firmada por 72 de los 256 diputados, no estuvo para responderle.

Mientras tanto, en las calles aledañas al edificio Anexo de la Cámara de Diputados, frente al Palacio del Congreso, se desarrollaron dos concentraciones: la de quienes apoyan y promueven el aborto legal y la de los que lo rechazan.

No hubo incidentes porque la policía impidió con camiones y cordones de agentes que ambos grupos de personas se juntaran. De todas maneras, no había en ninguna de las facciones ánimos de provocación.

 

 

Adentro expusieron, además de Novaresio, otros 31 invitados. Entre ellos, las actrices Griselda Siciliani, Verónica Llinás y Carla Peterson, esposa del diputado y ex embajador en Estados Unidos Martín Lousteau.

“El aborto existe y mantenerlo en la clandestinidad no es la solución”, sostuvo Llinás, tras lo cual Peterson pidió aprobar la despenalización: “Llegó la hora. Hagan historia y salden su deuda con las mujeres”, expresó. Al salir de la sala, todas las cámaras se fueron detrás de ellas para hacerles notas para la televisión.

Mientras tanto, en las calles aledañas al edificio Anexo de la Cámara de Diputados, frente al Palacio del Congreso, se desarrollaron dos concentraciones: la de quienes apoyan y promueven el aborto legal y la de los que lo rechazan.

No hubo incidentes porque la policía impidió con camiones y cordones de agentes que ambos grupos de personas se juntaran. De todas maneras, no había en ninguna de las facciones ánimos de provocación.

Adentro expusieron, además de Novaresio, otros 31 invitados. Entre ellos, las actrices Griselda Siciliani, Verónica Llinás y Carla Peterson, esposa del diputado y ex embajador en Estados Unidos Martín Lousteau.

“El aborto existe y mantenerlo en la clandestinidad no es la solución”, sostuvo Llinás, tras lo cual Peterson pidió aprobar la despenalización: “Llegó la hora. Hagan historia y salden su deuda con las mujeres”, expresó. Al salir de la sala, todas las cámaras se fueron detrás de ellas para hacerles notas para la televisión.

Tras el almuerzo se reanudó la reunión plenaria de las comisiones de Legislación General, Salud, Legislación Penal y Familia y fue el momento de los expositores que rechazan el aborto legal.

La primera fue Úrsula Basset, doctora en Ciencias Jurídicas (UCA), quien sostuvo que “la niña del caso FAL se salvó de seguir siendo abusada gracias a su embarazo”.

En 2012, la Corte confirmó un fallo precedente que eximía de prisión a la niña de 15 años que se había realizado un aborto tras haber quedado embarazada por un abuso de su padrastro. Para Basset, “ese embarazo le salvó la vida” porque la alejó del entorno violento en que vivía.

También expuso en contra del aborto legal Oscar Botta, líder de la ONG Profamilia. Señaló que la legalización “favorece la promiscuidad y el aborto y aumenta el embarazo adolescente”. “El Congreso no puede habilitar un debate para cuándo y cómo matar argentinos inocentes”, aseveró.

Por su parte, Ernesto Beruti, jefe del Servicio de Obstetricia del Hospital Austral, mostró en la pantalla gigante la imagen de un feto y se preguntó: “Díganme si esto no es un ser humano”.

El pediatra mediático Diego Montes de Oca también utilizó la pantalla gigante para mostrar fotos de su infancia y expresó: “Porque pude vivir, pude hacer todo esto. Si mi mamá hubiese abortado y el Estado se lo hubiese permitido, no hubiese sido todo esto. No hubiese dormido con mi mamá”.

 

 

Abel Albino entre los invitados a debatir

A las actrices Griselda Siciliani, Verónica Llinás y Carla Peterson y al periodista Luis Novaresio, que hablaron ayer, se le sumarán, en los próximos días el filósofo Darío Sztajnszrajber y el sociólogo e historiador Juan José Sebreli, quien en la descripción que se le requirió a cada invitado señaló que “a pesar de todos los cambios, aún quedan resabios de las prohibiciones religiosas”.

Sztajnszrajber, por su parte, indicó que “lo que debe hacer el Estado es resguardar que en la vida privada cada uno pueda seguir sosteniendo su propio sentido del mundo”.

También expondrán los ministros de Salud, Adolfo Rubinstein, y de Ciencia, Lino Barañao, quien ha sostenido que “la ciencia ha determinado que la vida humana comienza con la concepción, lo cual es cierto”, pero “lo que no es cierto es que el concepto de vida humana y persona sean equiparables”.

La cantante Miss Bolivia, la actriz Dolores Fonzi, la ensayista Beatriz Sarlo y el médico mendocino Abel Albino están entre los invitados.