Seleccionar página
Vanesa Toledo, hija de Graciela Díaz (fallecida en la tragedia de Once), dijo hoy que las declaraciones del ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido “no sorprenden” y que tanto ella como otros familiares esperan que la Justicia lo halle culpable y aplique la pena máxima para su caso.
“Pedimos 10 años, esperamos que el fallo sea lo que solicitamos o lo más cercano posible”, sostuvo en diálogo con Télam.
Toledo, igual que varias decenas de familiares, llegó esta mañana a los tribunales de Comodoro Py, donde comenzó la audiencia en la que se sabrá si el ex funcionario es culpable o inocente.
Apenas iniciada la audiencia, por videoconferencia desde la cárcel Marcos Paz, De Vido hizo uso de la palabra. Dijo ser víctima de “una perversa persecución política mediática judicial”, y responsabilizó al presidente Mauricio Macri por su devenir en los Tribunales.
“No me extraña ni me sorprende, él va seguir reclamando que es un perseguido político”, indicó Toledo.
Al ser consultada respecto de lo afirmado por De Vido, cuando manifestó en su descargo final que “sin justicia no habrá paz para las víctimas”, indicó: “Que ponga en su boca el nombre de las víctimas y sus familiares me ofende y me molesta”.
Agregó que “De Vido es un rídiculo que está dando manotazos de ahogado”.
“Estos 6 años y 7 meses (desde que se produjo el accidente) hemos vivido situaciones tan ridículas y bizarras que esto no sorprende”, argumentó.
Para Toledo, que perdió a su madre en el accidente que costó la vida de 51 personas (una de ellas embarazada), De Vido “estaba al tanto del estado de las formaciones y del ferrocarril, y aun así se desentendió por conveniencias económicas y para que siguieran los negocios entre el Gobierno y los empresarios”.
En la audiencia, que se inició pasadas las 9.30, De Vido y el segundo acusado, Gustavo Simeonoff, ex titular de la Unidad de Renegociación y Análisis de Contratos de Servicios Públicos (UNIREN), escucharán el veredicto.
El fiscal Juan García Elorrio pidió que De Vido sea condenado a nueve años de prisión y Simeonoff a cuatro; la Oficina Anticorrupción (OA) planteó 10 años para De Vido y tres años y tres meses para Simeonoff; y las querellas que representan a los familiares de las víctimas tuvieron posturas diferentes, de entre 10 y tres años de prisión para los acusados.
Este es el segundo juicio oral por la causa Once, aunque el primero que enfrenta el ex ministro, luego de no haber sido incorporado en la causa anterior por la que ya fueron condenados los ex secretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, además del ex dueño de TBA, Claudio Cirigliano, y el chofer de la formación, Marcos Córdoba, entre otros.
En aquella causa quedó probado que el choque fue causado por una suma de factores vinculados con la falta de inversión para el mantenimiento del Ferrocarril Sarmiento y el descuido de la seguridad en el recorrido de las formaciones de la Tragedia de Once.

De Vido responsabiliza a Macri de su detención por el caso de Once

El detenido ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido dijo hoy que “por arte de magia, o mejor dicho, por arte de (Mauricio) Macri, me metieron por la ventana”, al formular sus “últimas palabras” por videoconferencia desde el penal de Marcos Paz, en el marco juicio que se le sigue por tragedia de Once.
En tanto afirmó que “sin justicia no habrá paz para las victimas y si ellos no tienen paz ninguno de los aquí presentes la tendremos”, al finalizar por videoconferencia desde la cárcel su último alegato en el juicio oral y público que se le sigue por la causa que investiga de la tragedia de Once.