Seleccionar página

La Policía de Investigaciones de Chile (PDI) arrestó a Demóstenes Cárdenas Saavedra, quien se encontraba prófugo de la justicia desde el año 2016 por su participación en varios casos de secuestro y homicidio durante la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990), por los que está condenado a 10 años de cárcel.

 

Cárdenas Saavedra, quien se encontraba en la lista de las siete personas más buscadas por violaciones a los derechos humanos en Chile, fue arrestado en las últimas horas en la comuna de Padre Hurtado, en la capital chilena, y, según informa la PDI, había cambiado su aspecto físico para eludir la búsqueda policial.
El detenido fue encontrado culpable de los secuestros de Modesto Espinoza, Stalin Aguilera y Roberto Aranda, y el homicidio calificado de Bernardo Castro en 1974, y condenado en 2016 a 10 años de prisión, momento en el que se dio a la fuga.

 

Cárdenas Saavedra es ex funcionario de la Dirección de Inteligencia Nacional (Dina), la temida policía secreta que operó entre los años 1973 y 1977 durante la dictadura de Pinochet.

 

Los secuestros y desapariciones que se le imputan se dieron en el marco de la denominada Operación Colombo, un esquema organizado por la policía en el que se hizo desaparecer a 119 opositores al régimen militar, para luego comunicar que habían fallecido en enfrentamientos con fuerzas de seguridad extranjeras.

 

El arrestado también declaró en 2015 por su participación o conocimiento de varios casos de secuestro y tortura de detenidos desaparecidos en los centros de detención Londres 38 y Villa Grimaldi.

 

También reconoció haber realizado labores de guardia en el centro Cuatro Álamos, donde se retenía y torturaba a presos políticos entre 1974 y 1978.

 

Según informó el comisario Manuel Fuentes, jefe de la Brigada de Ubicación de Personas de la PDI, la investigación para localizar el paradero de Cárdenas se prolongó por más de 4 meses, hasta culminar con su arresto anoche.

 

Cárdenas Saavedra será puesto a disposición de Gendarmería para cumplir su sentencia de diez años y un día.