Seleccionar página

“Me usaron como chivo expiatorio, como una maniobra distractiva para poner la atención pública en otro lugar agregando además ridiculeces inexplicables y que yo no tuve otra alternativa que obedecer”, dijo López.

El exsecretario de Obras Públicas José López aseguró que el dinero que contenían los bolsos que llevó a un convento en General Rodríguez no es suyo sino de “personas vinculadas a la política” y que lo obligaron a trasladarlo ya que lo “usaron como chivo expiatorio” como parte de “una maniobra distractiva para poner la tención pública en otro lugar”.

“Me usaron como chivo expiatorio, como una maniobra distractiva para poner la atención pública en otro lugar agregando además ridiculeces inexplicables y que yo no tuve otra alternativa que obedecer”, dijo López.

“Cuando antes señalé que es dinero de la política es porque así me lo indicaron pero en realidad lo que quise referenciar es que ese dinero era de personas vinculadas a la política de las cuales no puedo hablar.
No es una persona sino varias y yo mismo no sé bien quiénes son todos ni quiero saberlo”, señaló el exfuncionario.

Presta declaración ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 1 de la Capital -integrado por los jueces Ricardo Basílico, Adrián Grünberg y José Antonio Michilini-, a partir de las 9, según detalló el Centro de Información Judicial.

Aunque López no había estado involucrado en la causa de los cuadernos de los sobornos K que investiga el juez Claudio Bonadío ahora el exfuncionario deberá presentarse ante el magistrado la semana próxima.

El juicio a López por la causa de los bolsos comenzó el 11 de junio pasado en el Tribunal Oral Federal N° 1.

El martes 12 de agosto será la próxima audiencia y ese día se darán a conocer las identidades de los próximos testigos que serán convocados por el tribunal.