Seleccionar página

La niña wichi de 13 años que dio a luz a un bebé prematuro, que falleció, murió hoy en el hospital “Julio C. Perrando” de Resistencia, Chaco, donde estaba internada, debido a un cuadro de desnutrición, neumonía e infección, informaron fuentes del gobierno de El Chaco.

El Ministerio de Salud de Chaco reconoció anoche que la niña indígena dio a luz a un “bebé prematuro extremo”, que “luego de nacer con signos vitales mínimos, falleció” tras la cesárea realizada “de urgencia, debido a que corría riesgo su vida y la del feto”.

La salud de la nena estaba “muy deteriorada” e ingresó a ese hospital el viernes pasado con un cuadro de “neumonía, anemia y desnutrición crónica”, detalló la directora del hospital Perrando, Andrea Mayol.

“Se le hizo la cesárea por el deterioro y riesgo de salud materna y fetal. El bebé estuvo en Neonatología, con muchos cuidados, fue prematuro extremo: pesó menos de un kilo”, agregó Mayol sobre el bebé fallecido.

El caso fue comunicado oficialmente el viernes pasado por otra médica del Perrando a un área de atención especial del Ministerio de Desarrollo Social, que activó el protocolo para dar a conocer la situación a familiares.

La nena había llegado al hospital en una ambulancia proveniente de El Sauzalito, una localidad distante a más de 430 kilómetros de la capital chaqueña, y su situación también fue informada oficialmente al Ministerio Público Fiscal de esa provincia.

Según información del Ministerio de Desarrollo Social la situación de la niña wichi fue comunicada el sábado último a una tía y luego a sus abuelos paternos, sus familiares más allegados debido a la orfandad de madre.

Extraoficialmente trascendió que la nena estaba en pareja desde hace dos años, cuando tenía 11, pero llegó sola y en una ambulancia en grave estado de salud al hospital Perrando poco antes de la medianoche del viernes último.