Seleccionar página

Hugo y Pablo Moyano sumaron un nuevo capítulo en la causa que los involucra por lavado de dinero y ahora, el juez federal de Quilmes, Luis Armella, secuestró documentación que implica a padre e hijo con el pago de cheques millonarios para viajes de corta y larga distancia para la barra brava de Independiente.

Entre las irregularidades que encontró el magistrado aparecieron bonos firmados por $ 500.000 y $ 1.000.000 y hasta un acuerdo con la empresa Loma Negra, que pagaría $ 3.000.000 en concepto de hormigón para construir un palco en la cancha de Independiente, que no condicen con los valores de estas ubicaciones ya que sólo la que tiene la mujer del líder de camioneros cuesta $ 400.000.

Hugo Moyano tiene, por lo menos, siete causa judiciales en curso y la que más lo complica es la que lo acusa de desviar fondos de afiliados al gremio de Camioneros, destinados al pago de la obra social y el Club deportivo, para beneficiar las sociedades de su familia.

La Unidad de Información Financiera (UIF) descubrió que Camioneros giró fondos en 2017 por $ 94,7 millones, un monto que corresponde al 75% de los ingresos de Aconra, la empresa que dirige Valeria Salerno (hija de la mujer de Moyano) que tuvo a su cargo la obra del centro médico del barrio de Caballito que sólo abrió sus puertas el día de su inauguración.