Seleccionar página

El titular del Partido Justicialista, intervenido por la Justicia, José Luis Gioja, apeló la decisión de la jueza María Servini. Gioja estuvo hasta anoche en la sede partidaria de la calle Matheu 130 por el cimbronazo que causó el fallo que nombró al gastronómico como normalizador.

Esta mañana sus abogados se presentaron en los tribunales para apelar la intervención. “Es un fallo político”, dijeron. “El partido funcionaba perfectamente con sus órganos. No había razón para ordenar una normalización. Además, el fallo cita frases de Perón”, se quejaron los letrados.

En declaraciones que realizó minutos antes de retirarse de la sede del PJ, entre los forcejeos de efectivos de la Policía de la Ciudad con periodistas, Gioja sostuvo que el hecho de hablar frente a un cordón policial “es una afrenta a la democracia” y “una bofetada a la libertad de prensa, que debe ser pilar de la democracia argentina”.

Más temprano, cuando ingresó a la sede del partido, al mediodía, Gioja responsabilizó al presidente Mauricio Macri y al gobierno nacional por la intervención. “Hay una clara intención del gobierno nacional en la intervención del principal partido opositor”, dijo Gioja.

“Vinieron por esto. La verdad que no entendemos por qué”, dijo y rechazó que el PJ esté acéfalo: “Acá hay un consejo nacional que se reunió hace 15 días y vinieron 55 de sus 70 miembros.Hemos normalizado distritos complicados: Jujuy, Mendoza, Misiones, Santa Fe”.

Minutos antes, Barrionuevo, designado interventor judicial del PJ, había anunciado que iba a pedir el desalojo del edificio partidario, pero Gioja aseguró que “no va a pasar nada”. “No sé, espero que no. Lo único que falta es que venga la policía a desalojarnos”, dijo.

Consultado sobre si había dialogado con Barrionuevo, Gioja dijo que habló, pero, con ironía, remató: “No sé si era Barrionuevo”.