Seleccionar página
El líder uruguayo expresó su preocupación por el endeudamiento argentino porque “después hay que pagar en algún momento y sé  lo que pasa”.

El expresidente de uruguayo José Pepe Mujica expresó que Argentina, pese a la situación actual que vive, “no está fundida” y la considera como su propio pueblo.

“Viejo, yo soy uruguayo. O sea, un argentino al que patearon del puerto de Buenos Aires”, indicó en una entrevista publicada este domingo por un medio argentino.

Además, aseguró que ese país suramericano “tiene la desgracia de tener demasiados recursos naturales y cae en el despilfarro, pero es mi pueblo”.

Mujica añadió que sí le asusta el endeudamiento argentino “porque después hay que pagar en algún momento y sé  lo que pasa. Somos una misma nación, separada en dos países”.

Con respecto a líder brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, expresó que en su visita a Curitiba encontró a un Lula centrado en lo que ocurre en Brasil, específicamente, en la “enajenación del patrimonio del Estado y la transformación de la legislación laboral”.

Asimismo, recordó cuando estuvo encarcelado por 14 años y manifestó que no habla con odio de su tiempo de presidio porque le tiene “bronca al odio y al fanatismo. El odio es como el amor, ciego. El amor tiene la ventaja de que es creador, reproductor. El odio es destructivo”.

Al ser interrogado sobre si se ve nuevamente como presidente de su nación, expresó firmemente que no.