Seleccionar página

La oposición en la Cámara de Diputados no logró este miércoles conseguir el quórum para realizar una sesión especial, con el fin de derogar dos decretos de Mauricio Macri: se trata del 683/18, que estableció una reestructuración en las Fuerzas Armadas, y el 702/18, que cambió el régimen de asignaciones familiares.

A las 11.42, entre silbidos, el salteño Alfredo Olmedo pidió levantar la sesión por falta de quórum, puesto que ya habían pasado 30 minutos de la hora citada. En esos momentos, el tablero marcó 120 presentes, el mayor número que se tuvo este miércoles, pero insuficiente.

“Diputado, tengo clara su posición, pero vamos a aguardar quince minutos más”, expresó Emilio Monzó ante aplausos. “¿Por qué se sale del reglamento?”, le preguntó el diputado, para luego retirarse del recinto entre gritos con sus pares.

Finalmente a las 12, y luego de acordar la lista de oradores que realizarían expresiones en minoría, Monzó declaró fracasada la sesión. El peronismo no K y el FpV-PJ sufrieron pocas bajas, no así el Frente Renovador.

Pero a las principales bancadas no le alcanzó con los cinco miembros del interbloque Peronismo para la Victoria/Libres del Sur, los tres diputados de la izquierda, los cuatro de Unidad Justicialista (San Luis), los santafesinos Alejandro Ramos y Luis Contingiani, el mendocino José Luis Ramón, la chubutense Rosa Muñoz y la neuquina Alma Sapag.

Es que no estuvieron los legisladores del Frente Cívico por Santiago, como tampoco Evolución -el bloque que lidera Martín Lousteau-.