Seleccionar página

A pesar del 46-24 en el tablero favorable a los All Blacks, Los Pumas le hicieron un buen partido a los oceánicos por la tercera fecha del Personal Rugby Championship. Los de Ledesma, que llegaron a estar 7-3 arriba, anotaron tres tries (cifra top como visitantes en Nueva Zelanda) y sumaron como nunca ante su rival.

La apertura del marcador llegó de la mano de Richie Mo´Unga, quien acertó un penal y puso el partido 3 a 0 a favor de los locales.

A los 14 minutos, el tucumano Ramiro Moyano finalizó una jugada que recorrió todo el largo de la cancha y llegó al ingoal por el lado ciego con una corrida repleta de amagues para poner al frente a Los Pumas, quienes alcanzaron los siete puntos gracias a la conversión de Nicolás Sánchez.

Pero la respuesta de los neozelandeses no tardó en llegar. El wing Millner-Skudder apareció solo tras una salida limpia de un ruck y llegó con lo justo a apoyar y darle la ventaja a los All Blacks, quienes complicaron a los Pumas en cada posesión gracias a su buen manejo y velocidad para ejecutar. La conversión quedó a cargo de Mo´Unga.

Los locales mantuvieron la intensidad e hicieron sentir su potencia, arrastrando marcas en cada corrida y sumando metros con mucha dinámica y un excelso manejo de pelota. Gracias a ese empuje llegó otro try que coronó TJ Perenara pero que no pudo convertir Mo´Unga.

Pese a la superioridad del rival, los argentinos mostraron rebeldía y entusiasmo para mantener el partido a tiro e incluso pudieron volver a anotar de a cinco, pero una polémica decisión del TMO anuló un try de Matías Moroni por tocar la línea de costado antes de apoyar.

Con cuarenta minutos cumplidos Mo´Unga acertó otro penal y la primera parte se cerró 18 a 7 para los actuales campeones de la competencia.

 

El segundo tiempo comenzó de manera electrizante. Los Pumas robaron la pelota a la salida y llegaron al try al minuto de juego de la mano de Nico Sánchez, que también sumó con el pie y completó al jugada de siete puntos.

Tras ocho minutos tormentosos, los de negro rompieron el esquema con una buena penetración por el centro del campo que el capitán kiwi Kieran Read transformó el try.

El centro Anton Lienert Brown fue el responsable de hilvanar la jugada que alejó los fantasmas de los neozelandeses. Tras quebrar dos marcas argentinas, se escapó y le cedió la pelota a TJ Perenara para que apoye en soledad.