Seleccionar página

(Por Diario San Rafael)- A menos de una semana del comienzo del juicio por la muerte de Genaro Fortunato, que tendrá como única acusada a Julieta Silva, se conocieron nuevos detalles de cómo serán las medidas de seguridad que se adoptarán durante el proceso que va del 14 al 27 de agosto.

Como anticipó Diario San Rafael en otras ediciones, el debate tendrá jornadas dobles, con inicio a las 9 de la mañana y cuartos intermedios, después del mediodía hasta las 4 de la tarde. Cada turno podrá durar hasta cinco horas, dependiendo de la extensión de testigos y el requerimiento de las diferentes partes.

Vale recordar que en medio del proceso tendrá lugar la reconstrucción del hecho en el que murió Genaro, procedimiento a realizarse de madrugada y sobre calle El Chañaral, fuera del bar Mona, donde se produjo el luctuoso episodio el 9 de septiembre del año pasado.

Según confirmaron fuentes tribunalicias a este diario, el acceso al público durante el debate está garantizado, pero a su vez limitado. Quien ingrese a la sala de audiencia deberá permanecer en ésta hasta que finalice el debate, caso contrario no podrá volver a ingresar. Se prevé la solicitud de identificación personal para tener un mejor registro de quiénes presenciarán el juicio. Se prevé, además de familiares de Fortunato y Silva, que allegados (e incluso curiosos) se acerquen a tribunales a seguir de cerca el proceso judicial.

La Policía y el Servicio Penitenciario de Mendoza también tendrán un importante rol durante el debate. Al tratarse de una causa resonante, con mayor repercusión de la habitual, aumentará el número de efectivos policiales, sobre todo para controlar el perímetro de los tribunales y de la sala de audiencias. Dentro del recinto, la seguridad le corresponde a penitenciarios, quienes entre otros deberes tienen a cargo el control de la acusada.

Como parte querellante, los familiares de Fortunato ocuparán un lugar junto a su abogado Tíndaro Fernández y la fiscal Andrea Rossi. El estrado del frente será integrado por Alejandro Cazabán, un auxiliar y la acusada Silva. Todo será celosamente custodiado por el tribunal compuesto por Rodolfo Luque, Julio Bittar y Eugenia Laigle.

Tal como se informó en la edición del lunes, la prensa también tendrá acceso limitado. No podrán ingresar cámaras de televisión, aunque sí periodistas debidamente acreditados. La transmisión del juicio, de principio a fin, será mediante sistema streaming, a través de un canal de internet que será comunicado oportunamente por el Poder Judicial.