Seleccionar página
La Provincia es pionera en la categorización de maternidades públicas y privadas. Por pedido de la Secretaría de Salud de la Nación, se mostró el modelo Mendoza a las demás regiones del país.

El Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes está a la vanguardia en la gestión del binomio madre-hijo en cuanto a la atención de la embarazada y el niño antes, durante y después del nacimiento.

Para ello se cuenta con una eficiente red perinatal de efectores públicos y también con maternidades de gestión privada que responden a todo tipo de necesidades y emergencias, atentos a que todos los partos deben ser atendidos con el nivel de complejidad que requieran según el riesgo y las circunstancias de cada caso. Todas las madres tienen derecho a la debida atención del embarazo y de un parto seguro y respetado.

Los registros oficiales arrojan que durante 2017 se produjeron 31.451 nacimientos, de los cuales 16.712 ocurrieron en el sector público, 14.719 en el sector privado y 20 en domicilios. Por esa alta tasa de prestaciones privadas, se apunta a que a través de la categorización se resuelvan problemas como la mortalidad materno-infantil en ocasión del parto.

Los niveles de atención se dividen en: IIIB: mayor complejidad para partos con menos de 32 semanas de embarazo. En esta categoría están los hospitales Notti, Lagomaggiore y Schestakow; IIIA: que reciben embarazos de 32 a 35 semanas con asistencia respiratoria convencional, nivel que prestan los hospitales Paroissien y Perrupato, y categoría II, para embarazos de más de 35 semanas.

La directora de Maternidad e Infancia, Mónica Rinaldi, quien expuso en Buenas Aires, explicó: “La importancia de tener en cuenta los distintos niveles de prestación surge de conocer que de la cantidad de nacimientos registrados hay una tasa de prematurez del 7% y de 1,1% de mortalidad por bajo peso al nacer (MPBN). Cabe destacar que en 2017 la tasa de mortalidad infantil en la provincia fue de 7,6 por mil”.

“Las mediciones arrojan que los nacimientos con menos de 1.500 gramos ocurren en la maternidad del Lagomaggiore en un porcentaje del 68,94%, y le siguen los hospitales Schestakow y Perrupato. En cuanto a los efectores privados, aparecen Misericordia, con 23,89%, seguido por el Hospital Español, Clínica Santa María y Santa Isabel de Hungría entre los de más casos” refiere la funcionaria.

La sobrevida para los nacidos con menos de 1.500 gramos fue de 68,9% en los públicos y 62,8 en el sector privado. Tambièn se impulsaron estrategias para reducir las causas de mortalidad materna directa, y la de los bebés con bajo peso.

Con todos los datos disponibles y establecidos y las categorías de las maternidades privadas y públicas, se propuso una serie de estrategias a través videoconferencias, visitas de especialistas, presentación de proyectos, jornadas de debate e información, la formación de una  comisión de categorización y reuniones con directivos de las principales maternidades. Se evaluaron la aplicación de normativas, la calidad de los servicios complementarios, las relaciones humanas, la planta física, el equipamiento e insumos y al cumplimiento con el Cuidado Obstétrico y Neonatal Esencial (CONE).

Establecidas las falencias tras la evaluación de 17 maternidades, se alcanzaron logros que apuntan a un mejoramiento del actual estado de prestaciones. Entre ellos se destacan el remplazo de equipamiento obsoleto, mejora en los servicios de atención y de registro y estadísticas, uso de manual de procedimientos, mejoras edilicias y la cooperaciòn mutua entre servicios estatales y privados.

Este procedimiento tendrá continuidad para seguir mejorando la red de atención a la madre y al niño, para lo cual se realizarán una reevaluación, la categorización definitiva y frecuentes reuniones de superintendencia.