Seleccionar página

La Cámara de Diputados aprobó hoy en general por 129 votos a favor y 125 en contra, con una abstención, la legalización del aborto, en medio de los aplausos de los legisladores que impulsaron el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14, y comenzó a debatir cada artículo en particular.

Luego de más de 23 horas de debate, la Cámara baja logró aprobar el proyecto y se encuentra discutiendo en particular la iniciativa que consta de 22 artículos.

Luego de casi 24 horas de una histórica sesión, la Cámara de Diputados le dio media sanción al proyecto de legalización y despenalización del aborto por una ajustada diferencia de 129 votos a favor y 125 en contra, y ahora la iniciativa llegará al Senado, en donde puede recibir la sanción definitiva, ser modificado o rechazado de plano.

Si bien inicialmente el tablero había marcado 131 votos favorables contra 123 en contra dentro del recinto, finalmente la votación resultó 129 contra 125, debido a que dos de los votos fueron mal registrados y se debió corregir el sentido de ambos sufragios.

Tras la aprobación de cada artículo en particular, el proyecto será girado al Senado, donde deberá seguir el mismo trámite, con la discusión en comisión de la iniciativa antes de llegar al recinto para eventualmente, y de contar con los votos necesarios, convertirse en ley.

A las 9.52 de la mañana de hoy jueves fue que Diputados aprobó la interrupción voluntaria del embarazo por 131 votos a favor, 123 en contra y una abstención. Luego, dos legisladores cambiaron sus posturas con lo cual la votación quedó 129 a favor del proyecto de ley frente a 125 en contra, lo cual no cambió el resultado final.

La Cámara de Diputados debatía desde noche la legalización del aborto en una sesión maratónica y en el marco de una tensa pelea voto a voto, que en ese momento tenía una decena de indefinidos y un final abierto.

A las 8.49 se había revertido la votación y la despenalización del aborto se encaminaba a ser aprobada por 128 votos a favor, 126 en contra y una abstención.

A las 8.02 el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo reúne 128 votos en contra y 125 a favor. Habría dos abstenciones. Final dramático.

Un conjunto de diputados había definido su postura en las últimas horas hacia uno y otro lado pero todavía quedaban varios indecisos, por lo que el resultado era incierto: no se descartaba incluso un empate que obligue al presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, a definir la suerte del proyecto.

El conteo de votos variaba según la proyección que cada sector hacía sobre los indefinidos, pero casi todos coincidían en que la diferencia era esta noche de apenas uno o dos votos, ya sea para la aprobación o el rechazo del proyecto que propone la legalización del aborto hasta la semana 14.

Durante el transcurso de la sesión, que podría extenderse hasta este jueves por la mañana, se develaron algunas incógnitas: el riojano Luis Beder Herrera (Bloque Justicialista) confirmó que votará a favor de proyecto, al igual que el santafesino Hugo Marcucci (Cambiemos) y el bonaerense José Ignacio de Mendiguren (Frente Renovador).

El catamarqueño Gustavo Saadi (Elijo Catamarca), que figuraba entre los indefinidos, votará finalmente en contra, adelantaron fuentes de su entorno, mientras que la santacruceña Roxana Reyes (Cambiemos) se definió a favor.

.

La Cámara de Diputados protagonizaba esta madrugada un debate histórico sobre la legalización del aborto, donde se intercambiaban discursos a favor y en contra, en una sesión con final incierto ante los pronunciamientos públicos de varios legisladores que evidenciaban una marcada paridad, cuando aún existen al menos cinco indecisos.

A favor

.

Al tomar la palabra en el recinto, el diputado de Cambiemos Daniel Lipovetzky, quien coordinó las audiencias públicas en su calidad de presidente de la Comisión de Legislación General, expresó: “Lo dijeron tres ministros de Salud de dos gobiernos distintos.
La legalización del aborto mejora la calidad de vida de las mujeres argentinas”.

Lipovetzky también sostuvo que “no hay ningún artículo de la Constitución que prohíba la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo” y, en respuesta a los grupos llamados “pro vida”, agregó: “Nadie legisla por la muerte, todos legislamos por la vida. No se trata de salvar las dos vidas, se trata de salvar miles de vidas”.

Daniel Filmus, del Frente para la Victoria, comparó el tratamiento de este tema con otros que se han dado en el pasado y expresó: “Decían que si se sacaba la religión de las escuelas era la disolución del país.
Decían que si votaba la mujer y votaba diferente al marido era la disolución de la familia”.

.

En contra

.

La porteña Carmen Polledo, presidenta de la Comisión de Salud y referente del sector de Cambiemos que se opone a la legalización, afirmó que “hay vida desde el momento de la concepción” y agregó: “El embrión no es un órgano de la madre. No hay libertad de elección si no hay vida. Si nos equivocamos con esta ley, el daño va a ser irreparable”.

Por su parte, Carla Pitiot, del Frente Renovador, consideró que “no es una ley inocua, es una ley que nos define” como sociedad y, al referirse al argumento de que la legalización evitará las muertes de las mujeres de menores recursos en abortos clandestinos, señaló: “No escuché el clamor de las mujeres pobres en este Congreso”.