Seleccionar página

El apagón de este domingo, a primera hora de la mañana, dejó a 48 millones de personas sin luz en todo el país y en países vecinos como Uruguay.

En San Juan, el episodio que duró varias horas fue una pesadilla para Carlita Guzmán y su familia. Es que Carlita es una nena electrodependiente de 10 años y un corte de luz podría significar la muerte para ella. Yanina, la madre de la nena, contó a Canal 13 de San Juan, cómo fue la odisea que vivieron hasta que se empezó a restaurar el servicio de luz.

La desesperante situación para Yanina Guzmán comenzó a las 7 de la mañana cuando la enfermera que cuida a Carlita en su casa la despertó para avisarle que se había cortado la luz. En ese momento activaron la batería del respirador que tiene un muy corto tiempo de duración. Cuando esa batería se agotó, sólo les quedaba medio tanque de nafta en un generador para poder mantener a Carlita viva.

Parla colmo de males, su mamá tampoco tenía dinero para ir a comprar más combustible, por lo que hicieron durar durante horas ese medio tanque de nafta hasta que volvió la luz. Cerca de las 10.30 de la mañana se empezó a reincorporar el servicio en todas las casas del país y Carlita pudo, finalmente, respirar tranquila.

La nena está conectada desde hace años a un soporte vital, concentrador, monitor de registro de frecuencia cardiaca y un aspirador. Hace tres meses su mamá volvió a ser noticia en los medios de comunicación porque no podía pagar las elevadas boletas de la luz que le venían.

En ese momento estaba pagando 4 mil pesos, se había quedado sin dinero y desde Energía San Juan amenazaban con retirarle el medidor. Luego de las notas que le realizó la prensa local, la mujer y su hija fueron incluidas en la tarifa social.

Comentá la Nota

comentarios