El tiempo - Tutiempo.net

Caso Bento: sobre escuchas y traficantes de influencias

Jun 10, 2021

Por CAROLINA JACKY / Muchas especulaciones se realizan respecto a las escuchas que se han logrado incorporar a la causa que investiga el actuar del Juez Walter Bento.

Para entender las escuchas hay que entender el mundo jurídico y los personajes que lo rodean.

Llama la atención como se toman parte de estas escuchas para llevar adelante una acusación, con más efectos mediáticos que jurídicos.

Para algunos fines parece que no importa lanzar nombres (revolear nombres, en la jerga jurídica) sin importar el daño que se le hace a esas personas si sirve para tener una tapa de diario o provocar una decisión política.

Parte de las escuchas que se encuentran en el expediente penal involucran al abogado Jaime Alba, a un tal Ale, alias El Chueco, y un tal Stuto, este último reconocido como datero.

Vale acá aclarar que en el mundo jurídico como político existen vendedores de influencias. Muchos de ellos solo venden humo, pero esta actividad les permite vivir, y en algunos casos muy bien.

Estos personajes son muy sociables, amigueros, de hacer cualquier cosa para hacerse ver cerca de funcionarios, políticos, magistrados, y mostrarse que tienen llegada, así es como venden influencia y cobran por ello.

Su trabajo es ir ampliando su agenda, obtener los teléfonos de todos y así poder “mostrar su influencia”.

Desde luego que esto no puede ser “la prueba” para condenar judicialmente a Bento, pero sí para conseguir una condena mediática y social.

El Juez Bento será condenado si efectivamente se prueba que él y su familia acrecentó su patrimonio y no tiene como justificarlo, es ahí donde debe centrarse la investigación.

En esta nota nos ocuparemos de las charlas que han mantenido los antes nombrados.De estas escuchas es que se han lanzado rumores que involucran a muchos personajes conocidos en el mundo jurídico y político.

Nombres de políticos, funcionarios, fiscales, jueces, y en cada caso con alguna referencia para demostrar la llegada que tiene cada interlocutor.

Es cierto que se nombran muchos personajes o personalidades, hasta se involucra al Papa Francisco y a un Superior Jesuita, que según los diálogos recuperados tiene contacto directo con el Papa y también con el abogado del Dr. Walter Bento, el conocido Dr. Cuneo Libarona.

Si tomamos esa charla, surge que Bento se debe quedar tranquilo porque el Papa Francisco lo va a salvar, porque es kirchnerista, si aunque no se crea este es el nivel de las conversaciones desgravadas.

Cada uno de los nombrados se encarga vender al otro el nivel de contactos y llegada que tiene a todos los pliegues del poder.

Sorprende que el Fiscal que investiga esta causa, después de leer toda la desgravación, de crédito a todo esto.

No habla bien de su actuar que permita que en la calle se estén lanzando nombres que afecten el buen nombre y honor de muchos, salvo que lo muevan otros intereses.

Cómo el tema de los audios despierta el mayor interés mediático y ya empezaron a mencionarse algunos nombres, y obviamente, cualquiera de estos nombres lleva a intrigas y desprestigio para los nombrados, parece que esto es lo más importante de la causa.

Una cosa es sacar algunos de esos diálogos de todo el contexto y en base a ello armar una causa o simplemente desprestigiar a terceros.

Ninguna seriedad le da a la causa el Fiscal Dante Vega cuando hace mención de parte de estos audios y deja trascender los otros, ya que con su silencio también juega con una de las tantas herramientas que tiene este Fuero Federal, el terror.

Quien lea las conversaciones de esos tres personajes advertirán que compiten por quien tiene más llegada a quien. Cómo dije hasta hablan de llegada al Papa Francisco, involucrando a un sacerdote de apellido Cruz que sería Principal de la Orden Jesuita.

Así es como nombran funcionarios, magistrados del poder judicial federal y provincial, y por supuesto que cada uno comenta cuanto cobró o pago por tal o cual favor, pero todo en una conversación que carece de toda seriedad, más parece sacado de un asado con más vino que carne.

Quien conoce tribunales y se informa sobre estos personajes, sabe que su modo de vida ha sido vender humo e influencias.

Son esos que se hacen tu amigo o aparentan serlo por el trato que te dan delante de los demás.

Son capaces de inscribirse en el mismo gimnasio o club donde concurre tal o cual persona, hasta se mudan para ser vecino.

Son los que se te sientan en la mesa de un bar, saludándote como si fuera tu amigo de años.

Con esa forma de mostrarse, así venden su supuesta llegada a tal o cual.Algunos profesionales venden esa llegada, y hasta piden dinero para entregar a tal o cual, dinero que nunca entregan pero si lo gastan.

Así se venden y así te hacen creer que todo lo pueden.

Esto no pretende ser una defensa del Juez Bento, del cual ya hemos opinado, pero no podemos dejar de señalar la necesidad que también se investigue al Fiscal Dante Vega.

Ante la denuncia realizada por un detenido, donde se presentó de querellante el Dr. Juan Rifo Vecchiato, que después de más de 10 días no tiene respuesta por parte de la Justicia Federal de su presentación, el Fiscal Vega, en vez de actuar en dicha causa, ejerció su defensa en un escrito presentado ante el Juez Federal y el Consejo de la Magistratura, donde involucra o pretende involucrar al Dr. Rifo, conjuntamente con su socio, como parte de la defensa del Dr. Bento.

Soberbia federal

En esa nota el Dr. Dante Vega demuestra no ser objetivo en la investigación de la causa, y los términos con que pretende involucrar al Dr. Rifo y Mussi no habla muy bien de su calidad profesional, y menos para ejercer la función que ejerce.

Al igual que Bento el Fiscal Vega está denunciado de haber apretado o haber mandado a apretar a un detenido para que declarara contra Bento.

Ante esto deberíamos preguntarnos, hizo esto mismo con los detenidos en esta causa que rápidamente se transformaron en “arrepentidos”. A diferencia de la Justicia Provincial, la Federal se siente una casta especial. Aunque solo los divide una calle, los “federales” son intocables.

Todos le temen a los federales, y esto les da a muchos, impunidad.El desprestigio de Comodoro Py no es gratuito, los antecedentes de la Justicia Federal de Mendoza tampoco se queda atrás.

En tribunales todo se sabe pero pocos se animan a hablar, en la Justicia Federal, “la familia federal”, viene desde hace tiempo golpeada por hechos de corrupción.

Ahora se debate una gran interna y hasta aparecen vestigios de la grieta.La política también tiene que ver en todo esto, y el juego por los cargos es moneda corriente ante este tipo de situaciones.

Este Culebrón Federal no termina acá, “todos son inocentes hasta que se pruebe lo contrario”, esta es una regla que lo mediático se ha encargado de violar, pero que no debemos olvidar.

Quienes estén acusados deben defenderse no importando su investidura, pero tampoco corresponde el “vale todo” para conseguir un fin.

Comentá la Noticia

comentarios