Seleccionar página

Una joven de 26 años acusó al cura Horacio Corbacho (59) por abuso sexual simple y a una persona, declarada inimputable en la causa, por abuso sexual con acceso carnal. También dijo que se escapaba de la sede mendocina del instituto Próvolo por los abusos y maltratos a los que era sometida, informaron hoy fuentes judiciales.

La declaración surge de la reproducción de una cámara Gesell realizada en la audiencia a la víctima y testigo identificada como VGS quien en 2017, al momento de prestar testimonio, tenía 24 años.

Esta megacausa tiene tres investigaciones, la principal es la que está en desarrollo desde el 5 de agosto y tiene como imputados a los sacerdotes Corbacho y Nicolás Corradi (83) y al jardinero Armando Gómez (49).

Corbacho, Gómez y Corradi, en el banquillo de los acusados.

La mujer, que dejó el instituto cuando tenia 14 años, contó en su testimonio que además fue abusada por un hombre «vestido de cura» -quien sería el sacerdote José, ya fallecido- y sostuvo que otra persona a la que no pudo identificar allegada a Corbacho y Corradi también la abusó, detallaron las fuentes.

La joven también apuntó contra la monja de origen japonés Kumiko Kosaka -imputada en otro expediente que aún no llega juicio-, afirmó “que las filmaba mientras se estaban bañando” y la acusó por “maltratos verbales y físicos”.

De acuerdo con el testimonio, ella le contó a Kumiko que era abusada por una persona que fue declarada inimputable en la causa, pero la monja dijo que no le creyó.

Fuentes ligadas a la causa indicaron que la joven declaró que se escapó en varias oportunidades del Próvolo por los abusos y maltratos a los que era sometida y a los 14 años dejó definitivamente el instituto.

La víctima también relató que, tras una fuga, la subieron a un vehículo, le vendaron los ojos y fue abusada por un grupo de personas a las que no pudo identificar.

En otro fragmento de su declaración indicó que en la piso superior del instituto ubicado en el departamento mendocino de Luján de Cuyo vio cadenas y múltiples cajas de preservativos.

Antes de la reproducción de la cámara Gesell el tribunal resolvió esta mañana por unanimidad rechazar un pedido realizado la semana pasada por la defensora pública de los imputados, al asegurar que no existen por el momento “intereses contrapuestos” para que una misma letrada represente a los tres, informaron fuentes judiciales.

El debate, que se realiza a puertas cerradas y sin acceso a la prensa por tratarse de delitos de instancia privada, se reanudará mañana a las 8.30 con la reproducción de una cámara Gesell de una de las víctimas.

En tanto, para el miércoles y el jueves está prevista la realización de cámaras Gesell en la modalidad en vivo y en directo a otros testigos ya que, según estudio del Equipo de Abordaje de Abuso Sexual dependiente del Ministerio Público Fiscal, se encuentran en condiciones de afrontar el proceso.

Comentá la Nota

comentarios