Seleccionar página

El consumo mundial de vino se encuentra, desde el año 2010, en niveles cercanos a los 24.500 millones de litros anuales, lo que significa unas 27 veces el mercado interno de Argentina, de acuerdo con un informe elaborado por el Observatorio Vitivinícola Argentino.

El organismo es gestionado y coordinado por la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) y la unidad ejecutora responsable es la Bolsa de Comercio de Mendoza, y cuenta además con la colaboración del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), el INTA y la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo) como unidades participantes.

El economista Daniel Rada, a cargo del Observatorio Vitivinícola Argentino, explicó que el informe se realizó mediante estudios econométricos, enfocándose en el caso de China y en el mercado interno argentino, y se apuntó a las variables que explican las caídas en países tradicionalmente consumidores de vino y por qué crece en otros lugares.

Rada sostuvo que «una primera mirada más abarcativa, que considere el consumo total de alcohol, muestra que los principales consumidores de bebidas alcohólicas, desde 1990, presentan dos características bien marcadas: menores niveles de consumo de alcohol, es decir, una tendencia claramente decreciente de la ingesta de bebidas alcohólicas; y consumos cada vez más similares entre países».

Explicó que existe claramente un grupo de consumidores de vino por sobre los 1.000 millones de litros de consumo anual, entre los cuales se encuentra la Argentina (por eso la importancia de nuestro mercado interno), que está integrado además por Estados Unidos, Francia, Italia, China, Alemania, Reino Unido, Rusia y España.

«Advertimos que los grandes productores y además exportadores netos de vino (Francia, Italia, España y Argentina) presentan una tendencia decreciente en el tiempo. En tanto que los grandes consumidores e importadores netos tienen un comportamiento opuesto, es decir, un consumo creciente debido a mayores importaciones, y en este grupo están China, Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Rusia, entre otros», informó el economista.

Rada sostuvo que «China es por lejos el mercado más dinámico entre los principales mercados de importación», y en ese sentido aseguró que «encontramos como variables críticas al precio de importación y la tasa de crecimiento de la economía china, por lo que encontramos que por cada 1% de crecimiento de la economía china, se ha incrementado un 1,8% la cantidad demanda de vino».

«En tanto -agregó- que la reacción al precio es también muy importante, siendo que por cada 1% de reducción de los precios promedio de importación, la demanda se ha incrementado en 2,3%».

Analizó en relación al comportamiento de los principales exportadores al mercado chino que «los países que han logrado incrementar su participación de manera más consistente han sido aquellos que pudieron mantener una estrategia de precios inferior a la de los competidores, en particular Chile (29% inferior al promedio) y España (51% inferior al promedio)».

Comentá la Nota

comentarios