El tiempo - Tutiempo.net

El enigma de hasta dónde llegará la investigación a Bento

May 22, 2021

Por CAROLINA JACKY / Hace más de 20 o 30 años atrás ya existían comentarios sobre la compra de sentencias judiciales.

Esto era algo fuera del amiguismo o de la política, cuando se hacía referencia a poder comprar una resolución judicial, todo pasaba por un simple negocio mercantil, obviamente ilegal.

Cuando uno escuchaba estas historias en las mesas de café de la zona de Tribunales, le parecía, no solo una fantasía, sino hasta llegaba a pensar que posiblemente solo se intentaba mancillar el buen nombre y honor de algún magistrado.

En los Tribunales Provinciales se habla por aquellos tiempos de la S.A. (Sociedad Anónima), un grupo reducido de jueces integraban esa sociedad, y como se dice en la Causa del Juez Walter Bento, existía un par de cajeros (abogados donde se debía ir a negociar la sentencia).

También se mencionaba la S.R.L. una sociedad familiar que integraba un Juez con un par de familiares, algo más cerrado e íntimo. Aunque todo ello parecía increíble, algunos relatos e historias pasaban a ser creíbles a la luz de algunas resoluciones.

También era llamativo como en ciertas instancias un abogado renunciaba o era apartado de una causa e inmediatamente aparecía alguno de aquellos que se los vinculaba con tal o cual magistrado y hasta con el mismo que había renunciado.

La convicción de que esto sucedía se confirmaba posteriormente por el relato de algún cliente o clienta que, en el relato de su caso, incluía alguna de estas circunstancias.

Con el tiempo y ya ingresando en el siglo XXI empezaron a correr similares comentarios sobre la Justicia Federal de Mendoza.

La mecánica era similar y hasta en algún punto existía mayor impunidad. Las relaciones entre algunos magistrados y estudios jurídicos eran pública y notoria, y esto en nada ayudaba para creer que aquellos dichos eran solo un invento.

Como la mujer del César, no solo hay que serlo sino también parecerlo. Se decía que si uno quería lograr un fallo favorable en una causa federal debía encontrar el camino para acceder con un alto nivel de confianza a uno de esos abogados “amigos del Juez”.

Para demostrar la llegada que existía era común que hicieran una llamada manos libres con el magistrado, que uno podía escuchar.

Luego estudiaban el caso y en un par de días se convocaba al interesado al estudio jurídico para darle una respuesta. La parte interesada, podía mantener su abogado, y se le entregaba el escrito que debía presentar.

Previo a ello debía concurrir a una escribanía designada donde debía depositar la cantidad de dólares que se le pedían. En la escribanía se realizaba un acta donde el cliente depositaba el dinero con cargo de que el escribano, para el caso de sentencia favorable, lo entregara al abogado, y de no ser así que devolviera el dinero al cliente.

Si todo resultaba bien, ese abogado debía concurrir al estudio jurídico a entregar el dinero retirado de la escribanía.

El abogado recibía un pequeño porcentaje (comisión) por haber llevado el cliente. Es importante dejar a salvo a muchos magistrados y funcionarios judiciales de provincia y federales, pero ya sabemos que en todos lados se cuecen habas.

Por haber atendido clientes y clientas, también de ese fuero, era común que surgieran historias de casos donde se daban nombres de todos los personajes.

Esto era un secreto a voces en el Fuero Federal de Mendoza, existían cientos de historias al respecto y pocas investigaciones.

El Fuero Federal siempre fue un fuero muy especial, casi todos los funcionarios, magistrados y empleados están relacionados familiarmente. Este fuero está atravesado históricamente por esta característica, la Familia Judicial, lo cual contribuye al “secreto a voces”.

Dentro del funcionamiento y trabajo diario no estaban ausentes esos temas de familia, casos de violencia de género o institucional respecto a empleados o funcionarios.

Hubo casos que llegaron a los medios y muchos solo se conocían en los pasillos.Todo esto era y es una normalidad, justamente por ser una gran familia judicial.

En el caso del Juez Bento, hasta el momento, no ha aparecido la o las escribanías donde se garantizaba “el favor”, o el sistema con que se operaba en estos casos que hoy se denuncian.

Seguramente esto sorprenda al lector común, pero no puede sorprender a ningún profesional del derecho con algunos años de haber transitado tribunales.

Ante todo, hay que dejar muy en claro que estos comentarios involucran a un número reducido de jueces, pero que sin dudas colaboran al desprestigio de la institución.También es importante que la gente sepa que en el ambiente todos se conocen, y que esto no se hace en todas las causas, sino en aquellas donde se pueda minimizar el riesgo.

En el caso del Juez Walter Bento lo grave es la posible vinculación con la Policía de Mendoza.

Este aparente cruce de jurisdicción es común en algunos tipos de causas como el narcotráfico y la trata.Posiblemente el caso del Fiscal Daniel Carniello sea una punta para entender por qué el Juez Bento realizó escuchas que se decían “ilegales” sobre el actuar de este Fiscal de la Provincia de Mendoza.

Habría que preguntarse por qué el Juez Bento remitió esas escuchas al Procurador de la Corte de Mendoza provocando con ello una investigación sobre el actuar del Fiscal.

Quienes recordarán, esta situación llevó a que el entonces Gobernador Alfredo Cornejo solicitara la destitución del Fiscal Carniello, llevándolo así al Jury de Enjuiciamiento.Hasta se montó una campaña mediática contra el Fiscal, la que estaba atravesada por la política y por un enfrentamiento que tenía a dos personajes con poder dentro de la Policía de Mendoza, Cornejo y Ciurca.

El Fiscal pudo sortear esa situación, pero nunca se aclaró este actuar del Juez Bento.

¿Qué estaba investigando el Fiscal para que Bento interviniera sus comunicaciones?

¿Qué estaba investigando Bento que lo llevó a realizar tal acto? ¿Por qué derivó todo a la Justicia Provincial?

Son muchas las preguntas sin respuesta, pero lo que sin duda aparece es una conexión del Juez Federal con el Gobierno Provincial, con el Ministerio de Seguridad, justamente con un Gobernador que mucho ha tenido que ver con la Policía de Mendoza, y que actualmente la sigue controlando por intermedio del Director de Policías Roberto Munives.

No hay que olvidar que el Juez Bento como Juez Federal con competencia electoral tiene un contacto directo con el Gobierno Provincial, y si vemos la historia reciente, tanto la administración del Gobernador Francisco Pérez con su vice Carlos Ciurca, como la de Alfredo Cornejo han tenido una presencia fuerte en el Ministerio de Seguridad.

También se habla de un departamento en Palmares, lugar que se lo vincula a cuestiones relacionadas con el narcotráfico y que algunos lo vinculan al Juez investigado.

La trata y el narcotráfico van de la mano.

Hay zonas liberadas para la prostitución, hay quienes cobran por las esquinas, y también quienes pagan por no ser molestados/as.Hay casos que llegaron a la justicia provincial y otros de los que nada se supo en la Justicia Federal.

Tanto en la prostitución callejera como en prostíbulos, cuando son regenteados por terceros, las trabajadoras sexuales no solo proveen de sexo, sino también de droga.

Este submundo que esclaviza a mujeres, niños y niñas existe, aunque nadie lo quiera ver. Quienes regentean esos lugares se proveen de droga en un mayorista.

No olvidemos que también en Mendoza hubo un caso de “prostitución VIP”, un prostíbulo en plena ciudad.

¿Cómo terminó ese caso, quienes intervinieron, quien fue el Juez de la causa? Otro caso que también puede llevar luz sobre los compromisos que puedan existir entre la Justicia, el Poder Político y el hampa.

Finalmente habría que hacerse la pregunta de… ¿qué pasaría si el Juez Walter Bento pide ser tenido como arrepentido?

El tiempo dirá hasta donde se quiere que llegue esta investigación que recién empezó.

Comentá la Noticia

comentarios