Seleccionar página

El Senado provincial definirá hoy, en sesión de acuerdo, si acepta al postulante del gobernador Alfredo Cornejo para convertirse en el nuevo Procurador de las Personas Privadas de la Libertad.

Si bien el oficialismo cuenta con la mayoría simple necesaria para hacer pasar el pliego, se espera polémica durante el debate luego de las críticas surgidas desde el seno de los organismos de Derechos Humanos. Estos consideraron que el trabajo de la comisión asesora (que eligió a tres aspirantes de nueve que pasaron un test) estaba viciado: hasta el Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel pidió que se seleccionara «a una persona que asegure su independencia e imparcialidad».

El aspirante al cargo es Luis Romero, actual titular de la Dirección de Promoción del Liberado y militante de la UCR. Si supera el filtro de la Cámara Alta, reemplazará a Fabricio Imparado, quien inauguró en 2011 el puesto.

La Comisión Asesora eligió en primer lugar a Fabricio Imparado, en segundo a María Mercedes Duberti (integrante de la ONG Xumek) y tercero quedó el abogado ungido por Cornejo, Luis Romero.

Los dos principales cuestionamientos a Romero apuntaron a que actualmente es funcionario del Ejecutivo y que, además, no encabezó la orden de mérito. Sin embargo, cuando Imparado llegó al cargo las condiciones eran similares: era director del Organismo Técnico Criminológico y finalizó segundo en la terna.

Comentá la Nota

comentarios