Seleccionar página

El Vaticano confirmó el viernes que Zachetta actualmente es investigado de manera preliminar por abuso sexual y otras conductas reprochables luego de la acusación de varios sacerdotes, según publicó The Associated Press (AP).

Gustavo Zanchetta fue obispo en Salta, renunció en 2017 a la diócesis de Orán y el Papa Francisco lo designó como asesor en la Oficina de Administración Financiera del Vaticano. Ese cambio, sin embargo, tendría un motivo oculto que, de confirmarse un hecho denunciado, podría provocarle problemas al Sumo Pontífice.

Gustavo Zanchetta, cuando era obispo en Orán.
Gustavo Zanchetta, cuando era obispo en Orán.

El vocero del Vaticano, Alessandro Gisotti, informó en un comunicado de prensa que la denuncia contra el obispo argentino fue realizada en los últimos meses, casi un año después de que el Papa creara el puesto para el que lo designó, en la Santa Sede.

En julio de 2017, cuando renunció, Zanchetta argumentó públicamente problemas de salud, pero le habría pedido a Francisco abandonar la diócesis de Orán porque era “incapaz de gobernar al clero”, es decir, a los sacerdotes de la zona, según el vocero papal. Mientras dure la investigación, el obispo argentino no podrá continuar trabajando en el Vaticano.

La Iglesia Católica intentó acallar los rumores, luego denunciados, con cambios silenciosos. Los tres sacerdotes que denunciaron a Zanchetta por abuso sexual a 3 seminaristas entre 2014 y 2015 fueron trasladados a otros establecimientos, según reveló El Tribuno de Salta.

El Papa, luego, lo designó en un puesto administrativo en la mismísima Santa Sede. Ahora, tres años después de las acusaciones, el vocero papal reconoció que la institución investiga al obispo argentino.