Seleccionar página

Por CAROLINA JACKY / Desde que en Brasil se produjo el efecto Bolsonaro, una corriente se expande por toda la región, donde estos pastores llegan al gobierno para instalar un Estado teocrático. Esto significa tener un estado basado en doctrinas religiosas. Mientras en Argentina el pueblo ha pedido por la separación de la Iglesia Católica del Estado, nadie puede olvidar de como se pidió que el Estado Nacional dejara de sostener el culto católico, parece que algunos ven con simpatía que mañana tengamos un Estado confesional dirigido por estos “pastores iluminados”.

Bautismo de Bolsonaro

JAIR MESIAS BOLSONARO, un pastor que llegó a presidente y que pretende convertir a Brasil en un estado confesional, para lo cual no respetará ningún derecho, menos a quienes no piensen como él. Un pastor que no vela por sus ovejas, que sin dudas se aparta del Evangelio y de las enseñanzas de Jesús. Seguramente que si Jesús viviera, este pastor sería uno de los tantos que lo condenarían para morir en la Cruz. Una de sus primeras medidas adoptadas fueron en directa afectación a los derechos de los grupos indígenas, los descendientes de esclavos y la comunidad LGBT. También anticipó que despedirá a todo empleado del estado con ideas de izquierda, demostrando un nivel de intolerancia que Argentina supo vivir en otros tiempos, y que también el Señor Jesús tuvo que padecer. Su flamante Ministra de la cartera de Mujer, Familia y Derechos Humanos del gobierno de Jair Bolsonaro, Damares Alves, celebra su rechazo a lo que llama “ideología de género” y proclamó una “nueva era” en Brasil, en la que los niños deberán vestir de azul y las niñas de rosa.

Virgen María de azul y niño Jesús de rosa

Más ignorante no podía ser esta Pastora Brasilera, algo que parece caracterizar a muchos de estos pastores que hablan sin saber. Si este es el nivel intelectual de los que piensan dirigir Brasil, como los que también tenemos en nuestra República Argentina es hora de advertirle a su rebaño que están siendo guiados por pastores embrutecidos y cegados. Parecen desconocer que los colores rojo y rosado se usaban para los hombres, siendo el rosado usado para los niños, lo que se podrá observar en muchas imágenes del Niño Dios. Justamente ilustramos la nota con una de ellas, donde María está de azul y Jesús de rosado. Claro, parece que están tan obsesionados por acceder al poder terrenal que se olvidan de su misión, aunque no se olvidan en cambio de recaudar para sus campañas políticas, vía diezmo o colecta, algo que deberá investigar AFIP, por lo menos en nuestro país.

Recién para el 1900 cambió esta tendencia sobre los colores, un cambio cultural de aquellos tiempos, que posiblemente estos “pastores ignorantes” hubieran denominado “ideología de género”.

Pastor Olmedo

Pastor Bonarrico

LOS PASTORCITOS ARGENTINOS

Finalmente, y para no ser menos, los argentinos y los mendocinos también tenemos los pastorcitos, pero no son los de Belem. Como se puede apreciar en estas fotos, del único género que entienden es el que se usa para confeccionar ropa, aunque queda en opinar si tienen buen gusto o no. La intención de instalar un Estado Confesional, y llevar a la región, puede ser un proyecto. Apropiándose del nombre de Dios, y no debemos descartar que, al igual que Brasil podemos termina siendo un país Evangélico, donde unos pocos tengan derecho.

Argentina fue siempre reconocido como tierra de inmigrantes, todos tenemos raíces en otras tierras, profesamos distintos cultos o ninguno, pero hemos convivido desde que fuimos Nación, con problemas y dificultades, pero intentando la mejor convivencia. Hoy en nombre de una religión, y con la estructura de una Iglesia, con los aportes de sus fieles, unos pocos se presentan como “los elegidos” que vienen a señalar quienes pueden tener o no derecho, Brasil es el espejo donde estos pastores están mirando y quieren imitar.

Que la imprudencia no nos lleve a repetir errores cometidos en el pasado, pensemos también que muchos de estos pastores vinieron escondidos en las famosas listas sábanas, y desde ahí se mediatizaron, su poder depende del pueblo y no de Dios.