Seleccionar página

El estado de salud de Florencia Kirchner y las investigaciones que la Justicia está realizando por varias causas que la tienen en el centro de la escena nacional es el argumento por el cual la hija de los expresidentes -Néstor y Cristina- está en Cuba. Realidad que la ha puesto fuera del alcance de la ley en caso de que sea ordenada su detención en Argentina. Sin embargo, las especulaciones además apuntan a que su madre habría viajado a ese país con el fin de evitar también una posible detención de parte del juez Claudio Bonadío que habría encontrado un recurso por el cual los fueros parlamentarios no la estarían protegiendo, siempre y cuando logre demostrar el magistrado el estado de flagrancia de algunos de los delitos por los cuales también está siendo investigada la actual senadora.

La situación judicial de Florencia Kirchner volvió a la primera plana luego de que Cristina Fernández de Kirchner publicara esta mañana un video en el que cuenta que viajará a Cuba a acompañar a su hija, quien está realizando un tratamiento por los “severos problemas de salud” quien padece a raíz de la “feroz persecución a la que fue sometida” la Justicia, según explicó la propio expresidenta, introduce en el raconto sobre las causas publicado por El País Digital. 

“El brutal estrés que sufrió devastó su cuerpo y su salud”, aseguró la exmandataria. «Permanentemente sentía, a través de trascendidos periodísticos, que la iban a detener, y no podía congeniar el sueño», reveló luego Eduardo Valdés, exembajador en el Vaticano y dirigente cercano a Cristina.

Al igual que su hermano, Florencia tiene pendientes dos juicios orales. Es por las causas conocidas como Hotesur y Los Sauces, donde se encuentran acusados por los supuestos delitos de asociación ilícita y lavado de dinero. A diferencia de Máximo y Cristina, la joven de 29 años es la más «expuesta», ya que no cuenta con fueros parlamentarios.

Los detalles de las dos causas y las acusaciones contra Florencia

Hotesur

El pasado 28 de febrero el juez federal Julián Ercolini dispuso la elevación a juicio oral de la llamada “Causa Hotesur” en la que la exmandataria y sus hijos, Máximo y Florencia, están acusados de asociación ilícita y lavado de dinero, delitos que conllevan una pena de prisión de entre 3 y 10 años.

Esta causa comenzó en 2014 a raíz de una investigación en el programa televisivo «Periodismo Para Todos», de Jorge Lanata. La hipótesis judicial es que empresarios afines al kirchnerismo contrataron durante años habitaciones en los hoteles propiedad de los Kirchner para blanquear sobornos derivados de la obra pública.

Resultado de imagen para hotesur

El complejo hotelero Alto Calafate, propiedad de los Kirchner.

En el caso de Florencia, de acuerdo a los fundamentos del Ministerio Público Fiscal que fueron considerados por Ercolini para determinar la elevación a juicio oral, su presunta participación en la asociación ilícita se inicia el 27 de octubre de 2010 con la muerte de su padre, Néstor Kirchner.

Según la acusación, la hija de los expresidentes junto con los otros procesados, entre los que se encuentran su prima Romina Mercado, Lázaro Báez y su hijo Martín, “mantuvieron y utilizaron una compleja estructura societaria, financiera, económica contable en la que intervinieron con diferentes roles, a los fines de ejecutar el proceso de blanqueo de fondos ilícitos”.

“(…) De esta forma, Néstor, Cristina y Máximo Kirchner y, luego del fallecimiento del primero, también la acusada, tomaron parte de una organización que utilizó a los hoteles Las Dunas y Alto Calafate como un mecanismo permanente para el reciclaje de fondos ilícitos que provenían de las empresas de Lázaro Báez de la defraudación al Estado nacional a través de la asignación irregular de obra pública vial en Santa Cruz”, señaló el juez en otro fragmento del fallo.

Los Sauces

Esta causa presenta muchas similitudes con la anterior: la acusación es por los delitos de asociación ilícita y lavado de dinero, el juez interviniente es Ercolini, está involucrada la familia Báez y, además, el inicio del presunto delito de Florencia también coincide con el fallecimiento del exmandatario.

Esta denuncia fue presentada en 2015 por la entonces diputada nacional Margarita Stolbizer y fue elevada a juicio oral el 2 de octubre de 2018. Según el expediente judicial, la inmobiliaria familiar fue utilizada como fachada para blanquear supuestos retornos por la adjudicación de obra pública.

Resultado de imagen para los sauces cristina

Casa patagónica Los Sauces, también propiedad de la familia kirchner.

“A Florencia Kirchner se le formuló imputación por haber tomado parte en una asociación ilícita, en calidad de miembro, que funcionó al menos entre el 8 de mayo de 2003 y el 14 de diciembre de 2016, la cual se dedicó a cometer delitos indeterminados para sustraer y apoderarse ilegítimamente de fondos públicos a través de, entre otras maniobras, la defraudación en perjuicio del Estado y el lavado de dinero”, sostiene el fallo de Ercolini.

“A su vez, se le atribuyó que en el marco de la organización criminal de la que formaba parte y a la que ingresó tras la muerte de su padre ocurrida el 27 de octubre de 2010, ejecutó y dirigió a partir de su ingreso y hasta el mes de marzo de 2016 un esquema de reciclaje de fondos de origen ilícito a través de Los Sauces S. A. por medio del cual se logró legitimar una porción de dinero de procedencia ilegítima que era canalizado por empresas del grupo Báez y del grupo Indalo a través de la actividad inmobiliaria y hotelera desplegada por la mencionada sociedad comercial”, agregó el magistrado.

Comentá la Nota

comentarios