Mendoza

24°C
Overcast clouds
sábado
32°C
20°C

Secciones

La verdadera historia de los colores de la escarapela

La historia argentina en realidad se cuenta a través de algunas versiones apasionadas y románticas como las que hemos escuchado desde niños cuando nos relacionaron a los colores celeste y blanco con los que observaron en el cielo alguna vez nuestros próceres como Manuel Belgrano. Pero en realidad la historia de los colores, tanto de la escarapela y de la bandera nacional, están ligados a una situación política que buscaba un equilibrio entre las distintas visiones que había en la época sobre la manera de independizarse del Reino de España.

En resumen y como mensaje pacificador, debido a que lo que se buscaba era el menor conflicto armado en ese movimiento independentista frente a los realistas, fue que se tomó la determinación porque esos colores (el celeste y blanco) en la intimidad también identificaban a muchos españoles, en este caso, devotos de la Virgen María, que en su Inmaculada Concepción fue representada con esos colores en su vestimenta y en su manto.

En 1812 todavía era una incertidumbre hacia dónde íbamos como país. Por aquellos años, en los papeles, el poder político residía en el Primer Triunvirato (compuesto por, línea de tres, Chiclana, Sarratea y Paso) pero en la realidad el que movía los hilos era Bernardino Rivadavia, secretario del Triunvirato, un porteño centralista empedernido, tildado más de una vez de “españolista”.

Por decreto el 12 de febrero de 1812, el Triunvirato creó una escarapela nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata de dos colores, blanco y azúl, quedando abolida la roja.

Los roces y conflictos con tropas realistas apostadas en Montevideo (ciudad adepta a España y camorrera con Buenos Aires) hicieron que el Triunvirato tomara la decisión de controlar y proteger las vías marítimas internas, entre ellas las de los ríos Uruguay y Paraná. La referencia defensiva del Paraná sería en el pequeño poblado de Rosario y el encargado de organizarla fue el bueno de Manuel Belgrano.

El 10 de febrero, Manuel llegó a Rosario y se encargó de armar baterías y fortificaciones ante una amenaza latente de que algunos barcos españoles vendrían a turbar esas orillas del Paraná a fin de trastornar la comunicación entre Buenos Aires y Entre Ríos. Belgrano consideró que un eventual enfrentamiento debía ser material, pero también simbólico y patriótico, y pensó en forjar un símbolo de unión entre quienes colaboraban y batallaban con él en la defensa del territorio argentino.

Tras la declaración de la Independencia de los pueblos del sur, el Día de la escarapela fue recién instituída por el Consejo Nacional de Educación en 1935 y su celebración se efectuó el 20 de mayo. El 4 de abril de 1941 el Consejo, sin dar razones lo pasó del 20 al 18 de mayo.

Es así que el 13 de febrero propuso al Triunvirato que los soldados argentinos usaran una escarapela nacional, idea aceptada por el poder central que, con fecha 18 de febrero, ordenó oficialmente que “la Escarapela Nacional de las Provincias del Rio de la Plata sería de color blanco y azul celeste”.

Dejemos de lado (vamos, ya estamos grandes) la versión de que el celeste y el blanco vienen del cielo y de Belgrano mirando románticamente el firmamento rosarino. Si bien es verdad que explicarlo así es más simple y más ameno para una tierna etapa infantil, la realidad es que los colores vienen ni más ni menos que del rey español Carlos III de Borbón quien, devoto de la Virgen María en su Inmaculada Concepción, tomó el celeste y blanco como el pigmento de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III.

Buenos Aires tenía un serio problema de identidad y a pesar del 25 mayo de 1810, en 1812 se encontraba un poco perdida y con la bandera española aun flameando en los edificios públicos. Ya desde 1810 los criollos se habían dividido en dos grandes bandos: aquellos moderados, de cierta simpatía con España, monárquicos, más bien conservadores, y por el otro lado los radicalizados, extremos, los más fervorosos, que buscaban una República al mejor estilo de la Francia revolucionaria y querían borrar de la faz del sur de América todo vestigio español. El Triunvirato estaba dominado por la postura moderada, no estaban seguros de romper violentamente con España y mucho menos de renunciar a la monarquía como forma de gobierno.

El 8 de enero de 1951 el Ministerio de Educación resolvió cambiar la fecha al 19 de mayo en base a un folleto (French y la divisa de mayo) publicado 10 años antes. Y finalmente, el 12 de mayo de 1960 se restituyó la celebración al 18 de mayo.

Volvamos a Rosario, a la zona donde hoy se encuentra enclavado el Monumento a la Bandera. Belgrano, envalentonado por el éxito de la escarapela, decidió ir más allá y crear un pabellón patrio. Manuel también notaba la esquizofrenia de Buenos Aires y escribía al gobierno central que “las banderas de nuestros enemigos son las que hasta ahora hemos usado”, lo cual hacía parecer que “aún no hemos roto las cadenas de la esclavitud”. Entonces le metió para adelante y avisó que “siendo preciso enarbolar bandera, y no teniéndola, mandéla hacer blanca y celeste, conforme a los colores de la escarapela nacional. Espero que sea de la aprobación de Vuestras Excelencias”.

Monumento a la Bandera en Rosario

Esa bandera celeste y blanca flameó a orillas del Río Paraná, el 27 de febrero de 1812, “reflejo del hermoso cielo de la patria”, escribe poéticamente Bartolomé Mitre en su biografía sobre Manuel Belgrano. Las dos baterías organizadas por el creador de la bandera, “Libertad” e “Independencia” (la primera en tierra rosarina, la segunda en las islas), saludaron a la celeste y blanca con una salva de artillería.

https://youtu.be/lGZSqor0tuM

Las dudas de Belgrano

Pero acordémonos que Belgrano, siempre meticuloso, escribió “espero que sea de la aprobación de Vuestras Excelencias”. La duda que invadía a Manuel estaba fundada: cuando llegó a Buenos Aires la noticia era que en Rosario se había echado a flamear una bandera revolucionaria, el desagrado fue grande, y el hecho se calificó como un “grave asunto”.

Empecinados en la política prudente de no “pudrirla” del todo con España, los triunviros (y  Bernardino seguro metió mano también) le escribieron a Belgrano el 3 de marzo de 1812 que lo mejor era conducirse “con la mayor circunspección y medida” y que enarbolar la bandera celeste y blanca podía “destruir (…) nuestras operaciones [y] nuestras comunicaciones exteriores” , por eso, lo mejor era ocultar la bandera “disimuladamente y sustituyéndola con la que se le envía, que es la que hasta ahora se usa en esta Fortaleza [refiriéndose a la Casa de Gobierno en Buenos Aires]”.

Sorpresa… en la encomienda venía una banderita española. Sin embargo, para ese entonces, Belgrano ya había dejado Rosario unos días antes para ir al Norte. En Jujuy volvió a hacer flamear la bandera y esto le valió la amonestación del Triunvirato por “tamaño desorden”. Manuel, quizás herido y desilusionado, contestó que no supo de la primera advertencia por no estar en Rosario y que “la bandera la he recogido, y la desharé para que no haya ni memoria de ella”.

Inauguración del Monumento, 20 de junio de 1957. Fuente: Archivo – Crédito: Fototeca del Archivo General de la Nación

Caído el Primer Triunvirato, la idea belgraniana volvió a ocupar la atención de los hombres de la política y así fue que la Asamblea del año XIII y más tarde el Congreso de Tucumán que declaró la independencia en 1816, acogieron los colores celeste y blancos para nuestro pabellón.

Aun así, parece ser que si no hay discordia, no hay argentinidad. Existen discusiones respecto de la primera bandera argentina. Algunos optan por creer que originariamente fue como la que conocemos hoy en día. Otros abonan la teoría de que tenía solo una franja celeste y otra blanca (una bandera del Ejército de Los Andes que, según San Martín, fue inspiración en la de Belgrano, apoyaría esta tesitura), hay quienes dicen que estaba compuesto por dos franjas blancas y una celeste y hasta que las franjas no eran horizontales sino verticales. Del sol, para este entonces, ni noticia, fue incluido por Juan Martín de Pueyrredón en 1818.

De algo podemos estar seguros y sobre eso no hay discusión: nuestros colores son el celeste y el blanco y la primera bandera con esos colores la creó e hizo flamear Manuel Belgrano, un día como hoy, pero de hace 206 años atrás, en Rosario.

También puedes leer

Fiesta 2023

Mendoza destinará lo recaudado en Vendimia a los productores

San Martín

Nuevas luminarias para Montecaseros

Veredicto

Caso Lucio: encontraron culpables a la madre y novia del nene

Celebración e inclusión

Germán, el artista que cambió a la Fiesta de la Vendimia

San Rafael

Ultiman detalles para el inminente Pentatlón Nihuil 2023

Censo 2022

Mendoza es la cuarta provincia con más población del país

Te puede interesar

Pronóstico extendido

Vuelve la ola de calor con máximas muy altas para los próximos días

Fiesta 2023

Mendoza destinará lo recaudado en Vendimia a los productores

San Martín

Nuevas luminarias para Montecaseros

Veredicto

Caso Lucio: encontraron culpables a la madre y novia del nene

Celebración e inclusión

Germán, el artista que cambió a la Fiesta de la Vendimia

San Rafael

Ultiman detalles para el inminente Pentatlón Nihuil 2023

Censo 2022

Mendoza es la cuarta provincia con más población del país

Servicios y tarifas

Aumentos que comienzan a regir desde el 1 de febrero

Efectos de la tormenta

Suarez recorrió zonas afectadas en Maipú y San Martín

Mapuches en el Sur

Confirman que Mendoza dará pelea contra la entrega de tierras

ciclo lectivo 2023

Suarez pidió continuidad del actual sistema educativo

Hockey sobre patines

Nicolás Ojeda jugará en el Valdagno en la Serie A1 de Italia

Llamado político

Orozco pidió que Mendoza se una ante “un atropello” de Nación

Hallazgo macabro

Cartoneros encontraron restos óseos en el Barrio Unimev

Educación local

Inicia el ciclo lectivo 2023 en la provincia de Mendoza

Estado del tiempo

Con una tormenta de granizo, piedra y viento se despidió enero

Celebración Mayor en Mendoza

Comenzaron los ensayos de la Fiesta de la Vendimia 2023

Producción chileno - argentina

Papá al rescate: el estreno del film en el país será en Mendoza

Actualización de ATM

Fayad destacó las irregularidades en el inmobiliario rural

ciclismo

La Vuelta de Mendoza 2023 tendrá un novedoso recorrido