El tiempo - Tutiempo.net

Mario Valdivia, artista de pura cepa mendocina

Feb 27, 2021

Mario Valdivia, artista de pura cepa mendocina

Por TANIA STUMBERGER / Mario Valdivia es artista plástico y  vive en San Martin, Mendoza. Trabaja hace muchos años en el arte con esculturas. Dentro de su amplia variedad de obras se puede nombrar a  Mafalda, el entrañable personaje del humorista mendocino Quino. Está  ubicada en el Paseo de la Patria de San Martín. Tiene una altura de 3,25 metros y es considerada como la más grande del mundo. En este trabajo participó su hijo Lautaro que también es artista.

¿Qué recordás de tus primeros momentos en el arte?

-El arte fue de mi agrado desde niño, por influencia de mi hermana mayor que le gustaba dibujar y pintar. Intente hacer una carrera en la Universidad pero como trabajaba, se me complicó bastante. Después de un tiempo empecé con la cartelería, carteles tallados en piedra o madera. Luego seguí trabajando con decorados, imitando piedra, madera. Siempre fui autodidacta.

¿Cómo continuo  tu carrera?

-Trabajé en 19 Vendimias. Siempre mis trabajos fueron a pedido. Me gusta mucho la naturaleza, la ciencia, y conseguí empleo en el museo de Ciencias Naturales de San Juan. Allí me pidieron una maqueta de dinosaurio, y así fue que empecé a trabajar para el museo. Se pudo vender lo que yo hacía a Texas en  Estados Unidos.

También hice muchos escudos tallados en piedra para escuelas de San Juan  y Córdoba.

Mario Valdivia, artista de pura cepa mendocina

¿Qué materiales elegís para trabajar?

-Trabajo con todo tipo de materiales, hierro batido, en frio o con fragua, soldado. También con madera, piedra, resina poliéster, es muy usada por artistas europeos para esculturas de exterior, en Chile también la usan.

Mario Valdivia, artista de pura cepa mendocina

¿Qué esculturas realizaste en la provincia?

-Hago esculturas generalmente para obra pública.  Monumentos, decorados de paseos. Para la municipalidad de San Martin,  surgió hacer unas esculturas en homenaje al General San Martín. Hice 4 sobrerrelieves  doble faz, se repite la figura  en espejo. Cada uno mide 9 metros por 4,50 metros. También en San Martín  hice personaje de Manuel García Ferré: Hijitus y Anteojito, este último ubicado en el edificio de la Biblioteca Popular Ricardo Rojas. A estos personajes también se sumaron el de Patoruzito de Dante Quinterno, Mafalda y Libertad de Quino. Lamentablemente el municipio no consiguió la autorización por escrito por parte de los responsables legales de cada «marca» y 3 quedaron archivados.

Mario Valdivia, artista de pura cepa mendocina
Mario Valdivia, artista de pura cepa mendocina

¿Cómo definirías tu espacio de trabajo?

-Mi taller está en San Martin, tengo maquinas eléctricas y muchas manuales. Necesito un taller de carpintería. Para mí el taller muchas veces es chico ya que constantemente estoy haciendo cosas de gran tamaño. Para mis colegas y amigos es grande, ya que hemos realizado esculturas de hasta 9 metros.

Mario Valdivia, artista de pura cepa mendocina

¿Cómo es trabajar en arte en la provincia de Mendoza?

-Es como en cualquier provincia. A veces en lo privado hay algunos clientes que están en condiciones de pagar lo que uno cree que vale la obra. Pero esto es ocasional. Siempre cuesta un poco instalar la importancia de comprar arte. Igual muchas personas valoran el trabajo artístico. Vivir del arte  depende de lo que uno mismo persiga. Para algunos es mucho trabajo, y el sustento, y para otros una vidriera personal  una especie de «reconocimiento». Cuesta ser artista pero no todo es tan duro y mucho menos cruel.

Mario Valdivia, artista de pura cepa mendocina

¿A quiénes admirás como artistas?

-Admiro a Roberto Rosas.  También Rigattieri y al viejo Carlos Regazzoni.

¿Cómo es tu relación con el ambiente artístico?

-Conozco a algunos artistas y me gusta disfrutar sus muestras.

¿Realizas alguna otra actividad, tenés algún hobbie?

-Me gusta viajar, amo el campo que me despeja.

Si tuvieras que definirte con una frase ¿cuál sería?

– La paciencia es estar en paz con los procesos de la vida. A veces tu trabajo depende de cómo te sientas anímicamente. El trabajo no es mecánico, por el contrario le pones mucho espíritu, y tiene que ver con la emoción, pero más allá de lo anímico hay que  trabajar y eso hago.

¿Hay algo más que quisieras contar sobre tu trabajo?

-El trabajo del artista a veces puede no ser plenamente valorado. Se piensa que el artista no tiene los pies sobre la tierra,  nada más ridículo que eso. El trabajo artístico será valorado cuando los trabajadores del arte tiren a la basura recursos decorativos innecesarios que hablen de magia, ángeles y musas.

También considero que hay que ser solidario como artista y transmitirles conocimientos y experiencias personales a los niños y jóvenes que quieran aprender y que pidan un consejo. En mi taller siempre recibí jóvenes con ganas de aprender un poco más.

Comentá la Noticia

comentarios

NOTICIAS MÁS LEÍDAS