Seleccionar página

Durante tres meses, Luis Alfredo Pereira estuvo encarcelado a partir de la bautizada “Operación Hereford”, una investigación que desde un comienzo estuvo empapada de críticas y dudas.

Este martes murió luego de sufrir un infarto. Su familia comunicó que sus restos serán velados en la Previsora San Luis y sepultados este miércoles a las 17 en el Cementerio Jardín del Recuerdo.

El hombre fue acusado en uno de los casos más cuestionados en los últimos años desde el procedimiento inicial hasta las determinaciones judiciales que se llevaron a cabo por la jueza Penal Nº 3, Virginia Palacios.

Fue imputado por el delito de “abigeato agravado en concurso con asociación ilícita” y estuvo preso desde el 27 de agosto hasta el 11 de diciembre del año pasado.

Esto derivó en múltiples protestas por parte de familiares y amigos que nunca dejaron de pedir la liberación de todos los involucrados.

La esposa de Pereira, Margarita Godoy, siempre sostuvo la “inocencia” del hombre y que “nunca tuvieron pruebas para mantenerlo encerrado”.

En cada manifestación frente al Poder Judicial mostraba su descontento, bronca y tristeza.

La causa se inició a instancias del conocido empresario Julio César Vergés que denunció un robo de ganado.

Ya con la orden de Palacios, la Policía Provincial encabezada por el entonces ministro de seguridad, Diego González y el jefe de Policía (hoy de licencia por enfermedad) Fabricio Portela montaron un espectacular despliegue para detenerlos.

Eso fue siempre criticado por los abogados defensores. Tuvo repercusión nacional y el caso despertó preguntas que hasta hoy no fueron respondidas.

Comentá la Nota

comentarios