El tiempo - Tutiempo.net

Recetas típicas para celebrar el 25 de mayo

May 23, 2020

El 25 de mayo es una de las fechas patrias más importantes en sentir nacional. Pero de aquel mítico día de 1810 no sólo surgieron las bases de Argentina sino también muchas costumbres gastronómicas. Compartimos estas recetas!.

El locro, mazamorra, pastelitos, empanadas y tortas fritas las clásicas propuestas gastronómicas para compartir en familia las fiestas patrióticas.

Hay algo adentro del cuerpo que reclama el calor de un locro, el brillo del almíbar de los pastelitos de dulce de membrillo, la masa crujiente de las empanadas criollas o el sabor inconfundible de las tortas fritas. No tiene que ver sólo con el frío. Es algo que ocurre al promediar mayo: todos estos platos tienen sabor a patria.

Además de los actos escolares, el himno y la escarapela, las fechas patrias se asocian con comidas típicas.

En este día las mesas argentinas se visten con el tradicional locro, las tortas fritas, pasteles y mazamorra. Muchas de estas costumbres se conservan desde la formación del Virreinato del Río de la Plata, cuando las tradiciones aborígenes se mezclaron con las costumbres españolas dando lugar a un híbrido gastronómico que sigue deleitando a los paladares argentinos.

El clásico locro del 25

El locro es otro de los platos típicos nacionales. Existen variantes en las recetas pero sus ingredientes esenciales son el maíz blanco pisado y el zapallo o la calabaza

Ingredientes

Aceite de maíz 40 cc
Panceta salada 200 grs
Falda 120 grs
Patitas de cerdo 200 grs
Chorizos de cerdo 3 unidades
Chorizos colorados 3 unidades
Maíz blanco 600 grs
Porotos pallares 200 grs
Puerro ½ atado
Zapallo anco 400 grs
Caldo de verduras 500 cc
Mondongo 350 grs
Pimentón dulce 60 grs
Comino 25 grs
Sal fina 20 grs
Pimienta blanca molida 220 grs

Aceite picante:

Aceite de maíz 150 cc
Cebolla de verdeo ½ atado
Pimentón dulce 20 grs
Ají triturado picante 30 grs
Agua fría 70 cc

Procedimiento

1- En una cacerola grande con aceite de maíz empezar a cocinar y dorar a fuego medio las carnes. Incorporar entonces la panceta, la que comenzará al cabo de unos minutos a desprender su grasa y tornarse dorada y crocante. Agregar a continuación la falda cortada en cubos parejos, las patitas de chancho, la carne del chorizo de cerdo y el chorizo colorado cortado en ruedas. Cocinar a fuego moderado durante por lo menos unos 15 minutos y salpimentar con cuidado.

2- Ahora debemos empezar a integrar al guisado el maíz y los porotos que habremos dejado en remojo con 8 horas de antelación y a las que les habremos cambiado el agua, por lo menos 3 veces. Agregar entonces los granos de maíz blanco y los porotos pallares, seguir cocinando y revolviendo por unos 5 minutos más.

3- Añadir los vegetales. Primero los puerros y unos 2 minutos más tarde los cubos de zapallo. Volver a salpimentar discretamente.

4- Para continuar guisando, añadir el caldo y más tarde el mondongo, previamente hervido y luego cortado en tiras delgadas. Condimentar con el pimentón dulce y el comino molido. No volver a salpimentar dado que los caldos que utilizamos normalmente, contienen una buena cuota de salazón. De todas maneras controlar.

5- La cocción del locro puede llevar entre 2 y 3 horas a fuego suave. Si notan que se evapora demasiado el líquido, es factible agregar más agua, preferentemente caliente, para no bajar la temperatura de cocción. Es importante también, espumar de tanto en tanto. Esto es, quitar y eliminar la espuma que se va formando en la superficie de la preparación.

6- La textura y coloración del guiso estarán dadas por el zapallo, que con tanto tiempo de cocción se desarmará y nos brindará la consistencia característica de este clásico plato. Asimismo, la textura algo densa, estará dada por el almidón que se encuentra en el maíz y los porotos. En definitiva, la preparación finalizada, deberá tener una consistencia ligada o medianamente espesa. Más allá del tiempo indicado, el locro estará listo cuando se deshaga completamente el zapallo, el maíz y los porotos resulten tiernos y asimismo las carnes.

Pastelitos criollos

Los pastelitos criollos argentinos, o simplemente pastelitos son un típico postre argentino, los cuales son tradición comer el día 25 de mayo. Se pueden rellenar con dos tipos de relleno, con membrillo o dulce de batata; aunque los típicos, más consumidos y conocido, están rellenos de dulce de membrillo (membrillo rojo). Su masa, siempre crocante y hojaldrada, y se cocinan en una olla con aceite de girasol hirviendo.

Ingredientes:

Harina 0000 500 grs
Agua 250 grs
Sal 10 grs
Grasa y/o aceite
Dulce de membrillo 250 grs
Manteca 450 grs
Vinagre 1 cda

Para decorar:
Azúcar
Grana

Procedimiento

En un recipiente mezclar el agua con la sal y vinagre. Hacer una masa suave y homogénea con la harina. Amasar y dejar reposar. Estirar la masa en forma de rectángulo de 2 mm de espesor. Pintar la superficie con manteca derretida. Plegar. Dejar descansar. Estirar a 2 mm y cortar cuadrados de 10 x 10 centímetros.

Armar pastelitos con el membrillo. Calentar aceite y grasa juntos en dos ollas. Una llevarla a 140 °C y la otra a 180°C. Freír primero los pastelitos a baja temperatura (para que se abran las capitas) y luego pasarlos a la olla de mayor temperatura, para que se doren y queden crocantes. Pintar con almíbar y decorar con granas de colores.

Clásicas empanadas fritas de carne cortada a cuchillo

Dentro de la alimentación popular de Argentina, las empanadas ocupan un lugar privilegiado. Existen diferentes recetas y técnicas de preparación de acuerdo a su origen geográfico: salteñas, jujeñas y santiagueñas.

Ingredientes

Para la masa:
Harina 0000 500 grs
Agua 250 cc
Grasa 50 grs

Para el relleno:
Matambre 1
Cebolla 3
Cebolla de verdeo 6
Ají molido
Pimentón
Comino
Caldo 1/2 vaso
Sal 1 pizca
Huevos duros 5

Procedimiento

Para la masa: En un recipiente integrar las harina, la grasa y el agua caliente para que quede mas tierno. Amasar hasta que la masa quede lisa. Dejar reposar y luego estirarla hasta de quede de 1 mm de grosor. Cortarlas con un cortande redondo de 12 o 15 centímetros a gusto. Apilar usando separadores y reservar.

Para el relleno: Cortar en cubitos pequeños el matambre hervido previamente por 2 horas en caldo. Saltear las cebollas y mezclar con la carne cocida en partes iguales. Agregar los condimentos y el caldo. Dejar enfriar para que se absorban los líquidos. Agregar el huevo, rellenar, hacer el repulgue y freir hasta que esten tostadas.

Mazamorra caliente, para las viejas sin dientes

La mazamorra es un postre típico de raíces indígenas elaborado en base a maíz blanco, agua, azúcar y vainilla. También se consume con leche y una pizca de canela en polvo. La mazamorra era vendida en la época colonial y durante los actos revolucionarios por mulatas.

Ingredientes:

Maíz blanco 200 grs
Leche 1 litro
Azúcar 200 grs
Canela 1 ramita
Cáscara de limón 1 cda

Procedimiento:

Poner el maíz blanco en remojo de una noche para el día siguiente. Colar el líquido y poner adentro de una olla con agua hirviendo. Hervir por una hora aproximadamente. Mezclar el maíz cocido con la leche fría, el limón y una ramita de canela. Llevar a fuego alto hasta que rompa hervor y en ese momento se baja la intensidad de la llama. Cocinamos la mazamorra a fuego bajo por media hora aproximadamente, o hasta que el maíz esté tierno. Una vez que apagamos el fuego, le agregamos el azúcar para que se disuelva en el calor de la leche. La mazamorra debe quedar cremosa. La preparación es más sabrosa si queda húmeda. Consumir tibia o fría.

Tortas fritas típicas argentinas y uruguayas

Las tortas fritas son sencillas de realizar y muy económicas y están difundidas tanto en Argentina como en Uruguay, donde se relacionan con los días de lluvia y las fechas patrias.

Ingredientes

1 taza mediana de harina leudante
1/2 kilo de harina común
1/4 taza mediana de aceite
1 huevo (a gusto)
Agua tibia para mezclar
1 cucharadita de sal
1 cucharada de azucar
Grasa bovina para freir o aceite

Una vez que tenés los ingredientes, los pasos a seguir son sencillos: amasá en un bol la harina leudante, la harina común, la sal, el azúcar, el aceite y el agua tibia. Recordá lo siguiente: el secreto para una buena torta frita está en el amasado.

Terminado este paso, dejá reposar hasta que la masa aumente su volumen al menos media hora. Transcurrido ese tiempo, agarrá la masa, estirala y cortá círculos del tamaño que vos prefieras para tus tortas fritas.

Lo que sigue es muy simple: freí los discos de masa en la grasa vacuna que debe estar derretida. En caso de que prefieras usar aceite, asegúrate que esté bien caliente.

Cuando la masa toma un color amarillo de ambos lados, sacalas y escurrilas. Si te gustan dulces, pasalas por azúcar. Una recomendación: comelas calientes porque así sentís mejor el sabor. Si te las servís con mate dulce, el manjar es inigualable.

Comentá la Noticia

comentarios

NOTICIAS MÁS LEÍDAS