Mendoza

25°C
Clear sky
jueves
36°C
22°C

Secciones

Los héroes de Malvinas que hoy trabajan en el Hospital Notti

A 40 años de la Gesta Malvinas, el Hospital Notti conmemora y reconoce la valentía de los héroes que combatieron y que actualmente se desempeñan en diferentes servicios en el nosocomio pediátrico de Mendoza.

Fernando Chini y Roberto Rojo, hoy son profesionales de la salud y recorren los pasillos del Notti, llevando adelante la loable tarea de asistir sanitariamente a los niños que aquí acuden. Sin embargo, llevan consigo algo más que un ambo azul que los identifica como personal sanitario. Llevan en su sangre y en sus corazones la firme convicción de haber sido heroicos soldados en la defensa de la Patria, aquel 2 de abril de 1982 en Las Islas Malvinas.

En aquel tiempo, cada uno de ellos vivió experiencias diferentes, puesto que ocupaban distintas posiciones y roles, empero compartieron el mismo sentimiento de patriotismo e identidad que se materializó en un juramento; “Defender la Patria y dar la vida por ella”.

Fernando Chini, tenía 18 años cuando fue incorporado al combate el 2 de febrero de 1982, pertenecía a la Cuarta Brigada Aerotransportada como paracaidista militar. El 30 de abril juró la Bandera y el 1 de mayo pasó a formar parte de la fuerza de tareas “Rayo” del Regimiento de Infantería Aerotransportado II General Balcarce. “Soy movilizado a Comodoro Rivadavia, ahí permanezco en el Regimiento de Infantería VIII con asiento en Comodoro y empezamos a cubrir posiciones y objetivos, ya habían botes de desembarco inglés que se habían visto en las costas. Mi instrucción como paracaidista militar la hice en Córdoba” recuerda Fernando, quien cumplió funciones en el Teatro de Operaciones Malvinas (TOM).

Los héroes de Malvinas que hoy trabajan en el Hospital Notti

“El 24 de mayo tuve la suerte de llegar a Malvinas, a las 4 de la mañana, embarcamos en Comodoro Rivadavia y llegamos a Puerto Argentino. La incursión de compañeros que venían detrás fue atacada por Harriers (aviones ingleses), en esos Harriers los ingleses ya habían empezado a ocupar el espacio aéreo, para evitar el ingreso por ese puente. Yo estuve a dos kilómetros y medio de Puerto Argentino, estaba en la antena que comunicaba Puerto Argentino con el Continente y tengo la suerte de poder contar mi experiencia. Cuando los ingleses hacen la cabecera de playa en el estrecho de San Carlos y avanzan a tomar Puerto Argentino se encuentran con un Batallón de Infantería de Marina que los repliega. Para llegar a Malvinas tuvimos que ser aero desembarcados, yo era apuntador de una MAG (ametralladora de propósito general belga, calibre 7,62 mm)”, cuenta Chini.

Roberto Rojo, se incorporó a las filas del Ejército Argentino el 1 de junio de 1981. Cuando empieza a latir el comienzo de la guerra; específicamente el 21 de marzo de 1982 es destinado al Batallón de Apoyo Logístico de Infantería de Marina, ya había sido formado como tirador de MAG.

“Recuerdo que para la instrucción de tiro fui elegido entre 3000 compañeros, solo 25 fuimos preparados. En nuestro batallón estuvieron todos los infantes que fueron a tomar las Islas, los grupos comando vivían en nuestro batallón hasta salir a Malvinas. Trabajabamos de noche, para que el enemigo no pudiera ver nuestros movimientos, teníamos dos grandes enemigos Inglaterra por un lado y Chile por el otro. Entonces de noche cargamos los buques, entre ellos el buque San Antonio, el portaaviones Ara Libertad, estaba el Submarino Santa Fe, el ARA Almirante Irízar, todos en Puerto Belgrano transportaban el material de guerra a Malvinas” relata Roberto, mientras su rostro va denotando miles de expresiones al compás del recuerdo.

Corría la semana del 2 al 8 de abril, cuando Roberto y compañía reciben la orden de preparar sus pertrechos para subir a un Boeing 727 (sin asientos) rumbo al sur del país, Roberto recuerda que en aquel momento pensaron que iban hacia Malvinas, pero no, se dirigen hacia Río Grande. Una vez llegados, fueron destinados al Ex Frigorífico CAP. “Ahí estuvimos en el Teatro de Operaciones de Infantería de Marina, estaban los polvorines, los armamentos, las bombas y los misiles Exocet que llevaban los aviones A4, que no eran muchos, entonces había que cuidarlos muy bien”, relata Roberto.

Los misiles Exocet se llevan un largo capítulo en la historia de Malvinas. Lo cierto es que, la adquisición de estos misiles de origen francés y el inagotable ingenio argentino, fueron una combinación letal para la armada inglesa ya que el 4 de mayo de 1982 aviones Super Standart de la Marina Argentina apuntaron con este misil y por consecuencia destruyeron al buque enemigo HMS “Sheffield”. Se trataba del más moderno y tecnológico con el que contaba la Armada Británica y sus aliados, la Organización del Atlántico Norte (OTAN). Interesante capítulo de la histórica Gesta que demuestra la habilidad de los aviadores navales argentinos, que marcaron un antes y un después en las tácticas de combate aeronaval en el mundo, según los expertos. Roberto recuerda el relato de sus compañeros cuando vieron salir 7 aviones para el ataque del Invencible; “El ataque salió desde Río Grande, unos compañeros vieron salir 7 aviones y vieron volver 2. Lo derribaron volando al ras del agua”.

Los héroes de Malvinas que hoy trabajan en el Hospital Notti

Mientras Fernando defendió las Islas en lo que se denominó TOM (Teatro de Operaciones Malvinas), Roberto hacía lo mismo, defendiendo la logística del combate en el TOAS (Teatro de Operaciones del Atlántico Sur). “Nosotros éramos el grupo de seguridad de los comandantes de marina. Un día, a las 11 de la mañana nos dijeron: -Vienen a desembarcar los ingleses. El grupo de seguridad se queda al cuidado de las instalaciones. Se iban todos mis compañeros y se metian al campo en camiones y tanques, quedamos 28 personas cuidando la entrada de Río Grande, la costa, y el polvorín. Tres veces tuvimos estas alertas y en guardia, pasamos más de 48 horas. También custodiamos la frontera argentino- chilena, salíamos con los fusiles cargados listos al combate”. Es importante recordar que mientras se desarrollaba el conflicto hubieron varios intentos de invasión hacia el continente, la idea del enemigo era atacar Río Grande con ayuda de sus aliados chilenos, ya que aquí se desarrollaba todo el apoyo logístico para sostener el combate en las islas.

Volviendo a la escena de la batalla en el suelo de Malvinas, Chini rememora cómo se protegían en aquel tiempo. “El piso era muy escarpado, cuando hacía pozo de zorro que se llamaba la posición, yo tenía que hacer un pozo de 1,80 m que me cubriera, cuando vos pisabas la misma humedad se iba transformando en agua, pero eso no fue impedimento para nosotros. No hicimos trinchera sino unos pertrechos con la misma tierra, cortamos pedazos de champas de la zona e íbamos haciendo como quien dice una medianera, entonces en vez de pisar estábamos en posición cuerpo a tierra y de ahí mirábamos. Lo que hacíamos era concentración de fuego sobre lo que se movía en el espacio o lo que viéramos del enemigo. Los FAP (fusil automático pesado) y las MAG tenían un alcance efectivo de 2.500 metros y cada cinta tiene más de 100 municiones y se pueden ir añadiendo cintas”.

Por su parte, Roberto conmemora las largas horas de guardia bajo tensión, esperando el ataque del enemigo en el continente: “Recuerdo, estando de guardia había que pasar las horas y yo caminaba y cantaba “Cachito Campeón”, para hacer más llevadero el trabajo, para que la vida fuera pasando más rápido en ese momento. Había que cuidarse la espalda de los hermanos chilenos”.

Así transcurrían los días, ambos vivían la guerra desde diferentes lugares, palpitando el mismo temor pero a la vez, convencidos de estar defendiendo territorio argentino con valor y sobre todo, honor.

Para Fernando Chini, lo más duro de soportar fue la última semana, cuando los ingleses comenzaron a realizar hostigamiento o lo que se llama ablandamiento de zona. “Bombardearon desde la costa hacia Puerto Argentino, los kelpers les daban información y les decían a la hora que pasaba el carro con la comida. Entonces los cocineros, que eran soldados argentinos, cuando sonaba el alerta dejaban los cucharones con comida en el piso. Eso significaba que te habían llevado la comida pero, por el ataque, se tenían que resguardar. Entonces nosotros teníamos que caminar 300 o 400 metros, juntar la comida del piso y eso comíamos. Ibamos dando vueltas el plato de campaña hasta que se acababa. Recibiamos parte del Fondo Patriótico, yo recibí 3 cigarrillos, una barra de chocolate, un pasamontaña, unas polainas y unos guantes de mitón tejidos de lana gorda. Cosas que guardo y que usaron luego mis hijos, y que para mí tienen mucho valor”.

A medida que la charla avanzaba Chini rememoraba los momentos más dolorosos; “Como parte del Fondo Patriótico también venían chicles y cuando no comíamos masticamos chicle hasta el punto que la mandíbula no te daba más, entonces yo me sacaba el chicle lo pegaba en el casco, y me lo volvía a poner. El 14 de julio del 82 cuando termina el conflicto ese chicle tenía el sabor amargo de la guerra, porque hasta el día de hoy yo creo que hubiera preferido mil veces quedarme en Malvinas y no volver”. Chini fue prisionero de los ingleses 15 días; “Nosotros nos enteramos de la rendición, y veíamos como muchos compañeros Malvinas adentro no desistieron, pero luego no quedó otra que rendirse, son órdenes que uno recibe de los superiores, fue la parte más triste, el caer prisionero, estar ahí fue lo más duro. Cuando caemos prisioneros nos llevan al establecimiento San Carlos en el estrecho frente a la isla de Borbón, nosotros calculamos que eso debe haber sido un frigorífico, ahí estuvimos 15 días, del 14 al 29 de junio, el Canberra cuando vuelve atraca en San Julián, ahí bajamos los que estábamos en esa zona y ahí nos descargaron a nosotros”.

Roberto mantiene una memoria igual de impactante, “Me acuerdo de la rendición, fue el 14 de julio, el día 9 nos avisan que preparemos los pertrechos para salir, no teníamos tiempo de nada, no podíamos comunicarnos con nadie, nos preparamos y me acuerdo que a las 5 de la mañana estábamos listo a partir, nos venía a buscar el camión para ir al aeropuerto. Llegamos al aeropuerto y cuando íbamos a bajar del camión, nuestro Jefe Capitán de Navío; Hugo Santillan, nos dijo: ustedes no van a ningún lado, las Islas están perdidas…él cómo Jefe se hizo responsable de nosotros y no nos dejó subir al avión, íbamos a Malvinas. Todos estábamos de buen ánimo, íbamos a defender nuestra patria, todo era nuestro, consideramos que todo dependía de nosotros, estábamos listos para partir, para mí era un honor y para todos”.

Los que dejó Malvinas.

Sin dudas toda guerra duele, en toda guerra se sufre y se tiene miedo.Tanto Chini como Rojo, valientes soldados, pasaron frío, sufrieron hambre, miedo, vivieron momentos límites y desesperantes; sin embargo ambos coincidieron en que Malvinas les dejo grandes enseñanzas, entender en qué consiste el verdadero compañerismo, el saberse respetado y cuidado por el otro y sobre todo aprendieron a valorar cada cosa que les ofrece la vida.

Hace algún tiempo Roberto tuvo la posibilidad de volver a Río Grande un 2 de abril, “Éramos 8 y cuando iba cruzando el puente de Río Grande en la subida para ir a la CAP, el corazón me iba latiendo descontroladamente, cuando pase por donde yo tenía el puesto de la ametralladora lloré y no me da vergüenza contarlo, había una piedra me senté ahí y se me venía a la mente todas las cosas que pasamos en esa época, y lloraba como un niño y mis compañeros también, todos lloramos. Me siento muy orgulloso de todo eso y de mis hermanos también” recuerda además un episodio que lo llenó de alegría, “Se nos arrimó un señor, estábamos sentados en un mirador hacia el muelle, nos ponemos a charlar y él nos contó que se acordaba de nosotros porque vivía en una casa detrás de donde yo tenía el puesto. Él nos veía en los cambios de guardia y se acordaba de nosotros. El reconocimiento que tiene la gente de Río Grande por los veteranos es inmenso, vas pasando y te tocan bocina, la gente cuando te ve se detiene para que les firmes los cuadernos a los chicos, nos recuerdan con mucho afecto”.

Chini, por su parte recordó el inmenso e incondicional apoyo de su familia al volver “Yo tenía una familia que me apoyaba, mis hermanos, mi padre que más que padre fue un amigo, mi madre, ellos me ayudaron a salir adelante, ellos me sacaron”.

Memoria para resarcir el heroico desempeño de nuestros soldados en Malvinas.

La Gesta Malvinas es aún un recuerdo vivo, hoy se cumplen 40 años de la gran hazaña que fue llevada adelante por hombres valientes que dieron su vida por defender la patria.

Madres argentinas que concedieron a sus hijos y que acompañaban con una oración de sus labios y su corazón, que pedía para ellos la protección del fuego enemigo. Padres que despidieron a sus hijos con un nudo en la garganta, pero que soportaron estoicamente con el mismo valor que soportaron sus hijos el dolor de la guerra. Hermanos, primos, amigos, vecinos. Hoy todos recordamos, agradecemos y honramos a nuestros héroes a quienes volvieron y a quienes se quedaron en suelo malvinero flameando la bandera en una cruz austral.

Por ellos, todos quienes formamos parte del Hospital Notti, equipo directivo y personal, rememoramos, valoramos y exclamamos: !GLORIA Y HONOR POR SIEMPRE A NUESTROS HÉROES DE MALVINAS!

Malvinas, una causa que aún late en los corazones argentinos

A 40 años de la Gesta Malvinas, el hospital Notti conmemora y reconoce la valentía de los soldados que combatieron y que actualmente se desempeñan en diferentes servicios de nuestro hospital.

Fernando Chini y Roberto Rojo, hoy son profesionales de la salud, y recorren los pasillos del Notti, llevando adelante la loable tarea de asistir sanitariamente a los niños que aquí acuden. Sin embargo, llevan consigo algo más que un ambo azul que los identifica como personal sanitario, llevan en su sangre y en sus corazones la firme convicción de haber sido heroicos soldados en la defensa de la Patria aquel 2 de abril de 1982 en Las Islas Malvinas.

En aquel tiempo, cada uno de ellos vivió experiencias diferentes, puesto que ocupaban distintas posiciones y roles, empero compartieron el mismo sentimiento de patriotismo e identidad que se materializó en un juramento; “Defender la Patria y dar la vida por ella”.

Fernando Chini, tenía 18 años cuando fue incorporado al combate el 2 de febrero de 1982, pertenecía a la Cuarta Brigada Aerotransportada como paracaidista militar; el 30 de abril juró la Bandera y el 1 de mayo pasó a formar parte de la fuerza de tareas “Rayo” del Regimiento de Infantería Aerotransportado II General Balcarce. “Soy movilizado a Comodoro Rivadavia, ahí permanezco en el Regimiento de Infantería VIII con asiento en Comodoro y empezamos a cubrir posiciones y objetivos, ya habían botes de desembarco inglés que se habían visto en las costas. Mi instrucción como paracaidista militar la hice en Córdoba” recuerda Fernando, quien cumplió funciones en el Teatro de Operaciones Malvinas (TOM).

“El 24 de mayo tuve la suerte de llegar a Malvinas a las 4 de la mañana, embarcamos en Comodoro Rivadavia y llegamos a Puerto Argentino. La incursión de compañeros que venían detrás fue atacada por Harriers (aviones ingleses), en esos Harriers los ingleses ya habían empezado a ocupar el espacio aéreo, para evitar el ingreso por ese puente aéreo. Yo estuve a dos kilómetros y medio de Puerto Argentino, estaba en la antena que comunicaba Puerto Argentino con el Continente, y tengo la suerte de poder contar mi experiencia, cuando los ingleses hacen la cabecera de playa en el estrecho de San Carlos y avanzan a tomar Puerto Argentino se encuentran con un Batallón de Infantería de Marina que los repliega. Para llegar a Malvinas tuvimos que ser aero desembarcados, yo era apuntador de una MAG (ametralladora de propósito general belga, calibre 7,62 mm)”, cuenta Chini.

Roberto Rojo, se incorporó a las filas del Ejército Argentino el 1 de junio de 1981. Cuando empieza a latir el comienzo de la guerra; específicamente el 21 de marzo de 1982 es destinado al Batallón de Apoyo Logístico de Infantería de Marina, ya había sido formado como tirador de MAG. “Recuerdo que para la instrucción de tiro fui elegido entre 3000 compañeros, solo 25 fuimos instruidos. En nuestro batallón estuvieron todos los infantes que fueron a tomar las Islas, los grupos comando vivían en nuestro batallón hasta salir a Malvinas. Trabajabamos de noche, para que el enemigo no pudiera ver nuestros movimientos, teníamos dos grandes enemigos Inglaterra por un lado y Chile por el otro, entonces de noche cargamos los buques, entre ellos el buque San Antonio, el portaaviones Ara Libertad, estaba el Submarino Santa Fe, el ARA Almirante Irízar, todos en Puerto Belgrano transportaban el material de guerra a Malvinas” relata Roberto mientras su rostro va denotando miles de expresiones al compás del recuerdo.

Corría la semana del 2 al 8 de abril, cuando Roberto y compañía reciben la orden de preparar sus pertrechos para subir a un Boeing 727( sin asientos) rumbo al sur del país, Roberto recuerda que en aquel momento pensaron que iban hacia Malvinas, pero no, se dirigen hacia Rìo Grande. Una vez llegados fueron destinados al Ex Frigorífico CAP. “Ahí estuvimos en el Teatro de Operaciones de Infantería de Marina, estaban los polvorines, los armamentos, las bombas y los misiles Exocet que llevaban los aviones A4, que no eran muchos, entonces había que cuidarlos muy bien”, relata Roberto.

Los misiles Exocet se llevan un largo capítulo en la historia de Malvinas, lo cierto es que gracias a la adquisición de estos misiles de origen francés y el inagotable ingenio argentino, fueron una combinación letal para la armada inglesa ya que el 4 de mayo de 1982 aviones Super Standart de la Marina Argentina apuntaron con este misil y por consecuencia destruyeron al buque enemigo HMS “Sheffield” el más moderno y tecnológico con el que contaba la Armada Británica y sus aliados, la Organización del Atlántico Norte (OTAN). Interesante capítulo de la histórica Gesta que demuestra la habilidad de los aviadores navales argentinos, que marcaron un antes y un después en las tácticas de combate aeronaval en el mundo, según los expertos. Roberto recuerda el relato de sus compañeros cuando vieron salir 7 aviones para el ataque del Invencible; “El ataque salió desde Río Grande, unos compañeros vieron salir 7 aviones y vieron volver 2. Lo derribaron volando al ras del agua”.

Mientras Fernando defendió las Islas en lo que se denominó TOM (Teatro de Operaciones Malvinas), Roberto hacía lo mismo, defendiendo la logística del combate en el TOAS (Teatro de Operaciones del Atlántico Sur). “Nosotros éramos el grupo de seguridad de los comandantes de marina. Un día  a las 11 de la mañana nos dijeron; vienen a desembarcar los ingleses, el grupo de seguridad se queda al cuidado de las instalaciones. Se iban todos mis compañeros y se metian al campo en camiones y tanques, quedamos 28 personas cuidando la entrada de Río Grande, la costa, y el polvorín. Tres veces tuvimos estas alertas y en guardia pasamos más de 48 horas. También custodiamos la frontera argentino- chilena, salíamos con los fusiles cargados listos al combate”. Es importante recordar que mientras se desarrollaba el conflicto hubieron varios intentos de invasión hacia el continente, la idea del enemigo era atacar Río Grande con ayuda de sus aliados chilenos, ya que aquí se desarrollaba todo el apoyo logístico para sostener el combate en las islas.

Volviendo a la escena de la batalla en el suelo de Malvinas, Chini rememora cómo se protegían en aquel tiempo. “El piso era muy escarpado, cuando hacía pozo de zorro que se llamaba la posición, yo tenía que hacer un pozo de 1 metro ochenta que me cubriera, cuando vos pisabas la misma humedad se iba transformando en agua, pero eso no fue impedimento para nosotros. Nosotros no hicimos trinchera sino unos pertrechos con la misma tierra, cortamos pedazos de champas de la zona e íbamos haciendo como quien dice una medianera, entonces en vez de pisar estábamos en posición cuerpo a tierra y de ahí mirábamos. Lo que hacíamos era concentración de fuego sobre lo que se movía en el espacio, o lo que viéramos del enemigo, los FAP (fusil automático pesado) y las MAG tenían un alcance efectivo de 2.500 metros y cada cinta tiene más de 100 municiones y se pueden ir añadiendo cintas”. Por su parte Roberto conmemora las largas horas de guardia bajo tensión, esperando el ataque del enemigo en el continente, “Recuerdo estando de guardia, había que pasar las horas y yo caminaba y cantaba “Cachito Campeón”, para hacer más llevadero el trabajo, para que la vida fuera pasando más rápido en ese momento. Había que cuidarse la espalda de los hermanos chilenos”.

Así transcurrían los días, ambos vivían la guerra desde diferentes lugares, palpitando el mismo temor pero a la vez convencidos de estar defendiendo territorio argentino con valor y sobre todo honor.

Para Fernando Chini, lo más duro de soportar fue la última semana, cuando los ingleses comenzaron a realizar hostigamiento o lo que se llama ablandamiento de zona, “bombardearon desde la costa hacia Puerto Argentino, los kelpers les daban información y les decían a la hora que pasaba el carro con la comida, entonces los cocineros que eran soldados argentinos, cuando sonaba el alerta dejaban los cucharones con comida en el piso, eso significaba que te habían llevado la comida pero por el ataque se tenían que resguardar, entonces nosotros teníamos que caminar 300 o 400 metros juntar la comida del piso y eso comíamos, íbamos dando vueltas el plato de campaña hasta que se acababa. Recibiamos parte del Fondo Patriótico, yo recibí 3 cigarrillos, una barra de chocolate, un pasamontaña, unas polainas y unos guantes de mitón tejidos de lana gorda. Cosas que guardo y que usaron luego mis hijos y que para mí, tienen mucho valor”.

A medida que la charla avanzaba Chini rememoraba los momentos más dolorosos; “Como parte del Fondo Patriótico también venían chicles y cuando no comíamos, masticamos chicle hasta el punto que la mandíbula no te daba más, entonces yo me sacaba el chicle lo pegaba en el casco y me lo volvía a poner. El 14 de julio del 82, cuando termina el conflicto, ese chicle tenía el sabor amargo de la guerra, porque hasta el día de hoy, yo creo, que hubiera preferido mil veces quedarme en Malvinas y no volver”.

Chini fue prisionero de los ingleses 15 días; “Nosotros nos enteramos de la rendición y veíamos como muchos compañeros, Malvinas adentro, no desistieron. Pero luego no quedó otra que rendirse. Son órdenes que uno recibe de los superiores. Fue la parte más triste: el caer prisionero. Estar ahí fue lo más duro. Cuando caemos prisioneros nos llevan al establecimiento San Carlos en el estrecho, frente a la isla de Borbón. Nosotros calculamos que eso debe haber sido un frigorífico. Ahí estuvimos 15 días, del 14 al 29 de junio. El Canberra cuando vuelve atraca en San Julián, ahí bajamos los que estábamos en esa zona y ahí nos descargaron a nosotros”.

Roberto mantiene una memoria igual de impactante, “Me acuerdo de la rendición, fue el 14 de julio. El día 9 nos avisan que preparemos los pertrechos para salir. No teníamos tiempo de nada, no podíamos comunicarnos con nadie. Nos preparamos y me acuerdo, que a las 5 de la mañana estábamos listo a partir, nos venía a buscar el camión para ir al aeropuerto. Llegamos al aeropuerto y cuando íbamos a bajar del camión, nuestro jefe, Capitán de Navío; Hugo Santillan, nos dijo: -Ustedes no van a ningún lado, las Islas están perdidas… Él cómo jefe se hizo responsable de nosotros y no nos dejó subir al avión, íbamos a Malvinas. Todos estábamos de buen ánimo, íbamos a defender nuestra patria, todo era nuestro, consideramos que todo dependía de nosotros, estábamos listos para partir, para mí era un honor y para todos”.

Los que dejó Malvinas.

Sin dudas toda guerra, duele. En toda guerra se sufre y se tiene miedo.Tanto Chini como Rojo, valientes soldados, pasaron frío, sufrieron hambre, miedo, vivieron momentos límites y desesperantes; sin embargo ambos coincidieron en que Malvinas les dejo grandes enseñanzas. Entender en qué consiste el verdadero compañerismo, el saberse respetado y cuidado por el otro y sobre todo, aprendieron a valorar cada cosa que les ofrece la vida.

Hace algún tiempo, Roberto tuvo la posibilidad de volver a Río Grande un 2 de abril. “Éramos 8 y cuando iba cruzando el puente de Río Grande, en la subida para ir a la CAP, el corazón me iba latiendo descontroladamente, cuando pase por donde yo tenía el puesto de la ametralladora, lloré. No me da vergüenza contarlo, había una piedra me senté ahí y se me venía a la mente todas las cosas que pasamos en esa época y lloraba como un niño y mis compañeros también. Todos lloramos. Me siento muy orgulloso de todo eso y de mis hermanos también”.

Recuerda además, un episodio que lo llenó de alegría: “Se nos arrimó un señor, estábamos sentados en un mirador hacia el muelle, nos ponemos a charlar y él nos contó que se acordaba de nosotros porque vivía en una casa detrás de donde yo tenía el puesto. Él nos veía en los cambios de guardia y se acordaba de nosotros. El reconocimiento que tiene la gente de Río Grande por los veteranos es inmenso, vas pasando y te tocan bocina, la gente cuando te ve, se detiene para que les firmes los cuadernos a los chicos, nos recuerdan con mucho afecto”.

Chini, por su parte recordó el inmenso e incondicional apoyo de su familia al volver. “Yo tenía una familia que me apoyaba. Mis hermanos, mi padre que más que padre fue un amigo, mi madre. Ellos me ayudaron a salir adelante, ellos me sacaron”.

Memoria para resarcir el heroico desempeño de nuestros soldados en Malvinas.

La Gesta Malvinas es aún un recuerdo vivo, hoy se cumplen 40 años de la gran hazaña que fue llevada adelante por hombres valientes que dieron su vida por defender la patria.

Madres argentinas que concedieron a sus hijos y que acompañaban con una oración de sus labios y su corazón, que pedían para ellos, la protección del fuego enemigo. Padres que despidieron a sus hijos con un nudo en la garganta, pero que soportaron estoicamente con el mismo valor que soportaron sus hijos, el dolor de la guerra. Hermanos, primos, amigos, vecinos. Hoy todos recordamos, agradecemos y honramos a nuestros héroes a quienes volvieron y a quienes se quedaron en suelo malvinero, flameando la bandera en una cruz austral.

Por ellos, todos quienes formamos parte del Hospital Notti, equipo directivo y personal, rememoramos, valoramos y exclamamos: ¡Gloria y honor por siempre a nuestros Héroes de Malvinas!

Los héroes de Malvinas que hoy trabajan en el Hospital Notti

También puedes leer

El INAI en la mira

El escándalo por los mapuches en Mendoza llega al Congreso

Ciclo lectivo 2023

Acuerdan topes en las cuotas de los colegios privados

Ruta 7 / frente al Shopping

Motivos por los que piqueteros cortaron el tránsito en Mendoza

Juntos por el Cambio

Bullrich apuró a De Marchi para que ceda su interna en Mendoza

Comicios 2023

Ulpiano Suarez trabajará mucho por Alfredo Cornejo gobernador

Comicios 2023

Tadeo y Ulpiano, los primeros en unificar elecciones con Mendoza

Te puede interesar

Polémico fallo judicial

Estaba presa por matar a su hija y ahora sale por maternidad

El INAI en la mira

El escándalo por los mapuches en Mendoza llega al Congreso

Ciclo lectivo 2023

Acuerdan topes en las cuotas de los colegios privados

Ruta 7 / frente al Shopping

Motivos por los que piqueteros cortaron el tránsito en Mendoza

Juntos por el Cambio

Bullrich apuró a De Marchi para que ceda su interna en Mendoza

Comicios 2023

Ulpiano Suarez trabajará mucho por Alfredo Cornejo gobernador

Comicios 2023

Tadeo y Ulpiano, los primeros en unificar elecciones con Mendoza

Hidrocarburos

Mendoza comenzará con las perforaciones en Vaca Muerta

Elecciones 2023

Suarez apoyó a Cornejo candidato a gobernador y la UCR avaló fuerte

Rescate Social

Mendoza y su programa para ciegos que quedaron fuera del sistema

Ilusión de El Chacarero

Atlético San Martín tiene chance: dos nuevos cupos al Federal A

Doctor en historia

Ratifican que los mapuches no merecen tierras en Mendoza

Enanitos Verdes

Los Grammy le dedicó un reconocimiento a Marciano Cantero

UCIM en desacuerdo

Empresarios rechazan la cesión de terrenos a los mapuches

Comicios 2023

De Marchi se arrimó al PJ y explotaron las redes sociales

Pérdidas totales

Un incendio arrasó con toda la Feria Persa de Ciudad

Ciudad de Mendoza

Investigan el abuso de una niña en un jardín municipal

Paseo de compras

Flor de Feria, primera edición 2023 de emprendedores locales

A casi 6.500 metros

Un noruego se descompensó y murió en el cerro Aconcagua

13 fallecidos

Catástrofe en el centro y sur de Chile por incendios forestales